jueves, 2 de noviembre de 2006

 

Monos, Tendencia Pegamín Invierno de Baja Costura.

Viendo el otro día la Formula Uno lo ví claro: si alguna vez se me diese por el diseño textil, lo primero sería crear mi propia colección de Monos...Acaso piensan que esa iluminación nació de la nada? No señores. Escarbando freudianemente en mi pasado creo encontrar el origen de mi fascinación por tan deportivo atavío. Debió ser cuando mi tía tuvo la repentina idea de obsequiarnos con sendos geypermanes a mi primo y a mí. Mi primo eligió el geyperman motorista; yo, que no iba a ser menos, señalé la caja del geyperman "piloto de helicóptero". El problema surgió ya en mi casa al comprobar el contenido de mi caja. Mientras la de mi primo contenía el esperado muñeco con su moto, al abrir la mía comprobé estupefacto que no había ningún puto helicóptero, solo el geyperman rapado al uno. Volví a mirar la caja, dejándome espolear por el engañoso dibujo en que se veía claramente a mi geyperman pilotando un helicóptero monoplaza; luego miré a mi primo. El cabrón ya había montado a su geyperman en la moto, empujándolo por el suelo de moqueta al tiempo que se regocijaba con mi desgracia. Runrunrun, soltaba el perra, cerciorándose de refilón de que yo lo miraba, constatando su condición de privilegio ¿Me dejaría montar a mi muñeco en la moto, aunque fuera de paquete? RunRunRummRuummm...Un buen rato despues su madre lo vino a recoger, y allí me quedé yo, a solas con mi geyperman: mi coleguilla de mini-katiuskas negras y mono azuloscuro de cremallera. Tuve pues unos días para familiarizarme con él. Podía descalzarle, remangarle, subirle y bajarle la cremallera; otra era sentir el novedoso tacto de su felposo pelo contra mi cara. Cuando agoté todas las posibilidades, llegó el inevitable momento de ir más allá. Llegó ese crítico impasse del chaval que se aburre del reloj para indagar su maquinaria interior...en mi caso un momento en que, bien podría rebautizar a mi muñeco como gayperman...y es que, primeramente, le desquité de sus katiuskas, le bajé la cremallera, dejé su torso desnudo para, a continuación, despojarle completamente de su indumentaria. Comprobé entonces la plana "constitución" que antes ya había intuido por el tacto a través de la ropa, no así la de su "abdomen cuadriculado de barra-de-chocolate-Milka". Luego observé su petrificado semblante, su impávida expresión subyugada ante mi poder de decisión; una mirada que aunque con probabilidad era la misma de siempre, ahora parecía indicar asombro y desprotección a partes iguales. Al momento, comprendí que la naturaleza de un "Héroe de acción" no era yacer de ese humillante modo...Me invadió un sentimiento de culposo abuso de poder que, al instante, me obligó a vestirlo de nuevo. Luego, a la semana, me cansé de él; para -creo recordar- encauzar mi tiempo de juego en las figuras de Tente.



Y todo esta proustiana vivencia viene al caso para contarles que de ese modo aprendí a exprimir todas las posibilidades de esta indumentaria. Sin tendrá el armario lleno de ellos, pensarán. Para nada. Pero al tiempo. Y así es que ahora veo salir a Schumacher del coche y me retuerzo en mi sillón: vamos, que me entra el mono por no tener mi propio mono, mi mono de trabajo para no trabajar. Por pedir preferiría de los de tipo "astronauta en fase de entrenamiento", o setenteros Sci-fi de estación espacial, como los de los protagonistas de La amenaza de Andrómeda o Capricornio Uno; nada de holgados monos de pintor de brocha gorda que tanto pululan en Carnaval. No. Y en cuanto a color, mejor el blanco (y gamas del blanco), como los de la Escudería Williams o Mclaren. Desde luego que uno no deja de asombrarse ante la capacidad de la Humanidad por complicarse la existencia: vestir un traje por piezas cuando te puedes enfundar uno entero como si fuera un calcetín. Miren a los Parchis cuando estaban en la cumbre; al Bruce Lee de Game of death, con su licra "negro-amarilla de animal venenoso"(así fue que el Taranto la recuperó para la Uma Thurman de Kill Bill); o al Bowie del 72, de cuando cantaba aquello de "CH-ch-ch-ch-ch-changes"...Cambios! qué razón tenía. En mi opinión la Humanidad entera debería vestir solamente con monos (los one piece-jumpsuit en el idioma de Ziggy), introducirse en ellos por la mañana, cual el Desmond de Lost (en la foto)...tirar de cremallera y pa'lante; y darle así por culo a la Alta Costura. Una indumentaria que, además, se presta para llenarla de parches, chapitas, motivos punk hechos con espray, y demás paridas. Cachis!: no haber acudido a las labores de limpieza del chapapote del Prestige...como pude...como pude no hacerlo!!! Que aunque hubiese salido de allí negro, me habría calzado el blanco atuendo, ¿lo recuerdan? era de los de "cuarentena anti-epidemia", de los que llevaban los cuerpos gubernamentales en E.T para evitar que el Alien les contagiase "el bicho". Una mierda de mono (fino y sin refuerzos), lo sé, pero que -una vez acabada la tarea de limpieza- me lo habrían permitido quedar pa mí solo...Emplazados quedan para la temporada Primavera-Verano.


Comments:
Y por cierto -esta "bien" que yo lo diga-, este post debería estar en la zona gourmet "pegamín del bueno". Como decía Nietzsche de su Zaratustra: esta obra es mi regalo para la Humanidad.
 
Es verdad que son elegantes y con estilo, a mi me gustan los monos naranjas del corredor de la muerte y los de piloto de caza, que me recuerda aquella foto de Bush con el paquete todo apretujao por el arnés del paracaídas, pero eso es otra historia
 
Tiene gracia, yo me voy a pillar un mono. Si veo uno guapo, claro. De piloto seguramente, que tengo un Soldiers al lado de casa. Es una prenda de lo más apañá pal invierno. Si hace mucho frío te pones los pantalones del pijama debajo, como cuando eras cani.
 
Joder, Engelson, ese naranja de piloto mola el que usaba Skywalker en "Star Wars" (a juego con ese casco blanco de gafas correderas), todo un hito del estilismo...no entiendo como se me pudo pasar.

Yo en Invierno, en el momento que tengo que bajar a por el tabaco un momento, también me pongo la ropa por encima del pijama...Pero tengo miedo de que un dia me atropelle un coche, venga la ambulancia y al quitarme la ropa y hacerme la respiración asistida descubran mi secreto.
 
uy, que mono!
 
(atención aviso. Batallitas del abuelo cebolleta)

Yo tengo el mono de la mili, color ejercito. Le tengo cariño aunque solo lo usamos una vez.
Nos tocaba hacer de malos durante unas maniobras y teníamos que asaltar una posición de trincheras en una colina.
Nuestro sargento que era un cachondo de las películas de guerra nos hizo dar un rodeo que te cagas para atacar por detrás justo después del ataque principal.
Ahí estábamos todos arrastrándonos cuerpo a tierra a las 3 de la noche. Pasamontañas, mono guerrero, dos cargadores de fogueo, bayoneta, fusil y... y mas mierda que el palo de un gallinero. Estaba el monte lleno e rocio o que se yo.
¿Sabéis el anuncio del maestro LEE? “BE WATER MY FRIEND ….” Yo en aquel momento era la montaña, cardos barro y 4000 pinchos y ramitas.
Cuando aparecimos detrás de los primeros centinelas casi mato de un susto a un asturiano, que seguro que pensó que era un golem de mierda, un trasgu o algo así.
Joder, casi una hora haciendo de gusarapo subequetesube por la montaña mojada.
Pero solo con recordar el alarido que soltó me nace una sonrisa canalla.
 
Pues a mi el mono me parece la prenda más obscena que hay. Más incluso que las mallas o los rockis. Marcan muchísimo y me pone nerviosa que la peña vaya explícitamente exhibiendo tamaño y forma. Que no es que me moleste, vaya.
 
Hombre, Pussy, será que tú como superheroina estás acostumbrada a ver a Spidermanes y Daredeviles...pero, por ejemplo, un soldador, un jardinero, o el Pedro Duque de la foto, me da que no van muy apretados.
 
con "nerviosa" quieres decir cachondona, no?
 
Más que cachonda, el mono me ruboriza. Me sale la apostólica que llevo dentro y que me hace preguntarme: "Pero a ese? Le habrá visto su madre salir de casa así?"
Porque las superheroinas también nos sonrojamos, eh?
 
cómo que el mono ruboriza...Ay que joderse, habría que verla a usted con la capita de Wonderwoman...Ahora mismo me pillo un mono en la ferretería y me convierto en supervillano...SinGlamourMan arrives!!!
 
¿Y DONDE SE SONRROJA USTED?
No creo que sea en los mofletes...

Que yo sepa los monos no te marcan paquete a no ser que te equivoques al pedir la talla en la tienda. ¡Quizás está siendo acosada por un grupo de monos con gigantismo testicular! Mandriles con los huevos cargados de amor, con el culo azul y rubí.
Y usted al verlo se pone en plan beata. Que compleja es la mente femenina...
 
Eso digo yo, caramelito: te tragas hasta los créditos de Anal Dog o una peli de enemas entre travestís brasileños y,luego, te sonrojas cuando ves a dos militares con el mono de faena...ves? por eso te sigo amando, porque cada día me sorprendes con algo nuevo...amar es....
 
decar, me sorprenden sus afirmaciones. El mono marca. Será que usted no se ha fijado; le invito a prestar más atención la próxima vez que alguno de sus amigos de la mili se lo ponga.
DonJu, lo que me trago o dejo de tragar, lo discutiremos la próxima vez que quedemos en secreto.
 
Vale, pero, como puede que pase tiempo, yo mientras lo voy guardando en un bote
 
(risas enlatadas)
 
Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace



<< Home

This page is powered by Blogger. Isn't yours?


Estadisticas gratis