jueves, 1 de mayo de 2008

 

Fabulosos Vehículos de Ficción III: El Ford Torino de Starsky & Hutch

Photobucket


¿Lo han reconocido? ¿No? Entonces creo que tienen un problema; y gordo. Porque posiblemente estemos hablando del coche más glamourosamente chulo (que se joda el "cool") de la Historia de la Humanidad. Con un coche así en el garaje de tu casa parece difícil no ser asquerosamente feliz. Nos referimos a el coche de Starsky y Hutch, casi na. Concretamente un Ford Torino del 75. Veamos que dice la guía técnica sobre esta raza especial de autos:
El Ford Torino comenzó su comercialización en 1968 con el fin de sustituir a otro de los modelos míticos de la marca del óvalo azul en los Estados Unidos, el Fairlane. Más largo y con mayores pretensiones que éste, el Ford Torino albergaba toda la gama de motores V8 de Ford, que ofrecían potencias entre 302 y 427 CV.
En nuestro caso hablamos del Gran Torino con 6,6 litros y 400 CV, suficientes para hacer esas salidas chirriando ruedas, sacando humo y dejando el equivalente al sueldo de un cieneurista en neumático pegado al asfalto. La conocida como salida a lo estarquijach, que tanta fortuna hizo en nuestra recien democratizada nación, allá por finales de los setenta.








Starsky y Hutch fue la serie que necesitábamos en España para descubrir los verdaderos Estados Juntos de América y su cara más sordida, el lumpen, los camellos, las pegajosas zorras de los night club bañadas por las luces de neón, fumadores de opio... la calle en fin. La calle de antes. ¿Y cómo se desenvolvían nuestros polis preferidos en semejante infierno? A base de hostias, carreras a pie por media ciudad, proxenetas confidentes y persecuciones de coches. Hutch, el rubio, era el vegetariano, educado, con su dos cuartos de polipiel y seguidor de las reglas, mientras que Starsky era un golfo y sucio policía, devorador de grasientas hamburguesas, con una rebeca de punto que calcaron el 99.9% de abuelas de este país y que los pequeños portábamos con un gesto de orgullo dificilmente descriptible ,si no se vivió aquellos años. Alguna ventaja tiene que tener el ser tan tarra. Y es que en España se estreno en 1977


El coche era otro de los protagonistas de la serie junto a los dos maderos. Habitualmente cuando recibían un aviso (-Aquí código Zebra 3, me se recibe) se encontraban degustando algún tipo de infracomida, que acababa volando por los aires. Starsky que era el conductor y dueño de "el coche" solía atravesar la puerta del conductor a través de la ventanilla, casi siempre después de pasar corriendo por encima del capó. Y si iban en marcha, tocaba el consabido giro de 180º, y trompo de cuello vuelto, tras una nube de gases, mitad tubo escape mitad goma quemá. En los barrios del foro se daba la réplica castiza con los SEAT 124 o los milquinientos tuneados con la raya blanca, cuando no se había inventado aún el tunning.

La serie duró cuatro temporadas. En las dos últimas se fue rebajando progresivamente la carga de violencia y aumentando la dosis de romance hasta que desapareció por completo. David Soul (Hutchinson) probó suerte con la música ligera (de cascos) y Paul Michael Glaser (Stursky) se metió a director (Corrupción en Miami). En España nos quedaron los Pecos réplica obvia para adolescentes con acné. Huir de la innecesaria película remake del Stiller y compañía, aunque con ese espectacular Ford Torino (white stripe) resulta difícil despegar los ojos de la pantalla.

Comments:
No recuerdo si el que tuve era de Corgi o de Matchbox. Pero era mi coche en miniatura favorito, eso sí lo recuerdo.
 
Corgi hace unas coches en miniatura muy guapos...

...si a España hubieran llegado estos modelos (Torino, Cortina, Viper, etc...) y no el Fiesta, el Focus o el Taunus nuestros barrios habrían sido otra cosa
 
Recuerdo a un maki de mi barrio que pintó la raya en un 131 Supermirafiori....era digno de ver, atravesando el barrio, con el vehículo revolucionado y escupiendo por el hueco del colmillo....una pregunta lanzo al ordenador el universo, a quien haga de Demiurgo....qué ha sido de estos macarras entrañables y asilvestraos?
 
Están todos aquí

Macarras de la vieja escuela
 
Es triste observar que el detalle de pintar el Volvo en "Airbag" como el "Tomate a rayas" fue pillado por sólo la mitad aproximada de los que la vimos. Nunca el machismo y el macarrismo en la tele volverán a ser lo mismo.

Yo lo recorté del cartel de la peli nueva y campa por mi habitación. Siempre quise uno, e ir despacito.
 
Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace



<< Home

This page is powered by Blogger. Isn't yours?


Estadisticas gratis