domingo, 23 de abril de 2006

 

I Ching. El Libro de las Mutaciones.



"El I Ching no ofrece pruebas ni resultados; no hace alarde de sí, ni es de fácil abordaje. Como si fuera una parte de la naturaleza, espera hasta que lo descubramos. Aquellos a quienes no agrade no tienen por qué usarlo, y quien a él se oponga no es obligado a considerarlo verdadero. Déjenlo tan sólo ir por el mundo en beneficio de otros"

Karl Gustav Jung


Me gusta aprovechar las vaciones para que lo sean realmente. El ocio no es más que buscar una ocupación placentera para el espíritu, si no, se trata de vicio y eso es algo poco reparador y agradable.
Guíado por la inercia y la casualidad, en una librería me topé de frente un libro negro con dos símbolos en chino capuchino en la portada. "I Ching, me suena" dije para mis adentros. Claro, el libro sapiencial que Syd Barrett estudió y que está relacionado con su misteriosa retirada del mundo artístico al ostracismo (una actitud que descubriría explicada en el propio libro "El hombre noble dispone al encontrarse con el éxito entre los hombres de dos oportunidades: conducir su trabajo en la vida pública e influir a miles o convertirse en un sabio apartado del mundo. Para saber cual es camino correcto no hay enseñanza, puesto que los dos son igualmente correctos".) y el libro oracular con el que los Beatles guiaban "apple" tan bien que lograron quebrarla como empresa. En aquella época era un libro de moda. Yo creo que por lo del jueguecito de las monedas y los hexagramas, que a los drogatas y ociantes de por entonces les parecería una alternativa chic a la ouija o una vía rápida para darse las de Madame Blavatsky alucinógena. Amen de lo que pegaba el orientalismo, un verdadero territorio virgen más allá del tosco racionalismo europeo, muerto tras el diecinueve.

Para conocer la historia del I Ching haceis lo que he hecho yo, buscar en el Google.

A simple vista, y desgraciadamente, el I Ching no desprende rayos electromagnéticos ni tiene un aura negra que absorbe la luz, por desgracia para nosotros, románticos. Se trata de un libro normal que huele a libro. Nadie diría que se trata de la herramienta bibliomántica definitiva. Quizas su apariencia común sea una bonita metáfora, ¿pues no es leer (cualquier libro) una forma de adivinación, de consultar un oráculo?.

El I Ching consta de 64 capítulos, uno por hexagrama. Los hexagramas son pictogramas de seis lineas, una encima de otra. Las lineas son de dos tipos, continuas o discontinuas. De sus combinaciones surgen los diferentes hexagramas (como buenos matemáticos ya habreis deducido que la combinación de 2 estados para 6 elementos es 2 elevado a la 6 = 64). Se dice que Leibniz, pionero del sistema binario y por tanto de la informática, encontró el I Ching extremadamente curioso.

Si hubierais nacido un poco más avispados ya habriais supuesto que esos dos tipos de linea representan la dualidad básica de los putos chinos, el Yin y el Yan, cuya unión es el Tai Chi (Gran Vacío), el popular simbolito. Una linea continua es una linea Yan, y una linea discontinua es una linea Yin. De las combinaciones posibles en seis lineas, como decíamos, surgen los hexagramas.

En cada capítulo del I Ching se describe cada hexagrama, que es relacionado con alguna situación humana. Se explica el hexagrama casi siempre con metáforas agrícolas, propias de la época en la que fué creado. Así mismo, para hablar de las personas humanas se refiere a ellas según arcaicas y superadas denominaciones como "amo", "débil muchacha", "hombre simple y necio", "noble"... etc, hoy felizmente descartadas por "team leader", "supervisor de mantenimiento", "assistant manager" o "consumidor", con lo que quizas se dificulta la comprensión y traslado del texto a una sociedad tan tan avanzada y desarrollada como la nuestra. Quizás el ser un pueblerino cerril e irredento como podría ser yo mismo cause que me hagan tanta gracia cosas como "Un amo experto ha de explicarle al pueblo con toda claridad la causa justa y presentarle un objetivo de guerra evidente y comprensible". Por lo que un lector jovial y jacarandoso bien podría disfrutar de la lectura del I Ching trazando similitudes y diferencias entre estas rancias y ancestrales definiciones humanas y las modernas, tan de acuerdo con la naturaleza del hombre, duraderas y meditadas.

Tras la descripción del estado o acontecer humano asociado al hexagrama (Lo creativo, el cortejo, la merma...), y el dictamen a seguir ante los diferentes trances se establece una imágen asociada al mismo, acerca de la cual meditar. La imágen, como todos sabemos, ubica y dá una referencia. La imágen es un punto en el mapa en el cual anclamos la especulación o lucubración. No por nada el I Ching fué durante milenios un libro vivo, sujeto a incorporaciones, como las troncales de Confucio, o las más anecdóticas del duque de Chou o el Rey Wên, con lo que la precisión de su doctrina y la efectividad de su adivinación queda bastante refinada.

Tras la imagen se precisan aún más las diferentes lineas que forman el hexagrama, pasando de unos preceptos globales que dan una información abierta y metafórica, a unas directrices de actuación concretas. El resultado de la tirada es crucial aquí, pues en función de esta deberemos seguir o no la actuación pertinente a esa linea. Esto es lo que se conoce como "mutación" o, en otras traducciones, "cambio".

Como decía el I Ching puede ser un libro sapiencial, como el gordo de Petete. Lo que a mí me gusta es que resulta muy pragmático y concreto, ligado a la existencia del hombre y a sus tribulaciones cotidianas, a las más íntimas necesidades de su espíritu. No se trata de ganarte el Cielo, o la correcta conducta para ser fallado como bueno ante el Juicio de un Dios cualquiera. Se trata de enseñar al hombre a ganarse el respeto de sus iguales, de evitarle la humillación ante sus iguales, de enseñar al gobernante a gobernar a sus iguales, y de mejorarle como hombre igual a los demás hombres.

Hago un inciso para señalar una cosa que me parece muy importante. El hombre antiguo, pre científico, pre ilustrado, pre imprenta y pre su puta madre podría ser lo que querais, pero pensaba mucho mejor que nosotros. Esta es una idea simple que uno puede verificar mirando el acueducto de Segovia o la Catedral de Burgos. El por qué es algo que se me escapa, porque una de las cosas más difíciles que hay es intentar pensar como otro que no eres tú, a pesar de que la mayoría de la gente se crea capaz de ello. Quizás la falta de equipaje acelere la marcha. Pero es cierto, y no hablo solo de la lectura del I Ching, que los antiguos presentaban una capacidad de observación, sintesis y analogía superior en todos los casos a la nuestra. Nuestros logros como modernos están fuera de nosotros mismos, ya que nuestro éxito ha consistido en formular nuestro pensamiento y hacerlo símbolos para poder procesarlo mejor en otra cabeza, en el papel o en otro dispositivo al efecto. Es divertido pensar en como esto, sobre todo a un nivel inconsciente, ha calado en la cultura popular. El infra-hombre.

Pero dejémonos de ostias y vamos a lo más divertido del puto libro chino de los cojones. La adivinación bibliomántica. Porque el I Ching está pensado para eso. Se podría afirmar seriamente, con todas las de ganar y una mueca entre amarga y cómica de soberbia racionalista y positivista en la cara, tipo la de un Javier Nart, que el sistema adivinatorio del I Ching no es más que una elaboración del "cara vas tú, cruz voy yo", o de sistemas adivinatorios como el del triángulo que se abre y se cierra y muestra, finalmente, en una cara el nombre del chico al que le gustas. Muy bien, en los tiempos que corren y para los hombres que los pueblan, sujetos al superego de moda y al inconsciente colectivo actual habeis dado la respuesta correcta. No hay tacha.

El sistema original obtiene el oráculo mediante la utilización de tallos o varillas de Milenrama o Aquilea, una planta que no crece por cerca de mi casa, aunque hay un sistema mucho más práctico y chachi que se sirve de simples monedas. En concreto tres monedas, con un símbolo Yan por una cara (número 1, cabeza de hombre, jinete, etc...) y uno Yin por la otra (casa, cabeza de mujer, barco...) en nuestro caso las monedas de 1 céntimo cumplen fetén con las condiciones, amén de que si te las choran con la excusa de "dejame tirar a mí a ver que me sale" la pérdida es mínima. A los sabios chinos no los llamaban así solo por la barba rara. Se debe formular la pregunta previamente al lanzamiento de las monedas y, si es posible, se debe anotar esta y las posibles respuestas previas a la solución oracular en un papel. No voy a explicar el método de obtener el hexagrama de las monedas, debido a su aridez. De lo que se trata al lanzar las monedas (de tres en tres) es de obtener el hexagrama y sus mutaciones. Las mutaciones son los preceptos concretos a los que me refería antes y la variación (mutación) que experimenta el primer hexagrama hacia un segundo. La sabiduría que se obtenga queda en el uso del portador.

Como decía, el lanzamiento de monedas es una estupidez que no tiene ninguna relación cósmica con el futuro del lanzador, ni con ningún acontecimiento de su vida. Esta era la respuesta acertada y con la que podeis ir por la calle con la cabeza bien alta y sin pasar verguenza ante vuestros semejantes. Aunque se podría pensar, puestos ya al poco popular ejercicio, que lanzar monedas es un acontecimiento caótico. O sea que, como es una cosa sobre la que influyen más variables de las que podemos controlar decimos que el resultado es incierto. ¿Seguro?. Yo creo que no lo es. Pensemos en lo que influye al tirar una moneda y obtener cara o cruz, desde el final hasta el principio. Establezcamos que inicialmente para conocer el resultado de la tirada en los instantes finales es necesario conocer tres incógnitas relacionadas: posición, velocidad y aceleración del centro de masas de la moneda (X=dV/dX=dA/dX es la relación entre las tres). Una cara vence sobre la otra debido a la posición del centro de masas del disco de la moneda respecto al movimiento de esta (estudiamos la posición del centro de masas y la energía cinética de la moneda, el resultado es perfectamente predecible), la moneda incide sobre una superficie (estudiemos la superficie y las características del choque, nada dificil), la moneda roza con el fluido atmosférico durante su vuelo (estudiemos la interaccioón mediante la mecánica de fluidos, es fácil), la moneda es empujada mecanicamente por la palma del lanzador (podría ser simple mecánica, pero...¿cuanta fuerza ejerce el lanzador?, en qué dirección?), el lanzador coloca la moneda en su mano (¿en qué posición?¿en qué sentido?, ¿que adherencia existe entre el sudor de su mano y la superfice metálica?), el lanzador busca la moneda (etc...). El número de variables a analizar es mucho mayor a medida que retrocedemos en el tiempo. Pero eso no es lo es importante. Las incógnitas van pasando de ser magnitudes puramente físicas y propias de la moneda y su movimiento a ser parte del lanzador. Reduzcamos (para simplificar) al lanzador a su sistema nervioso (ya que este el más influyente sobre los demás). Este recibe una altísima influencia de su entorno. En última instancia también el entorno influye. ¿Hasta cuando hay que remontarse en los estados previos?. Otra incógnita más. Hemos creado un monstruo matemático lleno de incógnitas a partir de las tres incógnitas inciales. Sin embargo (recordando el optimismo laplaciano) yo sigo creyendo que el resultado está perfectamente definido si dispusiera de todos los datos previos que necesito en mi super-monstruo ecuación. Con lo que digo que el resultado está determinado de antemano. Con lo cual, si los resultados son conocidos para cada caso, uno puede establecer un código de relaciones entre una serie de condiciones pasadas y unos avisos para el comportamiento futuro. Y aquí viene la parte central de mi razonamiento y el pivote de mi análisis comprensivo del I Ching: quizás los chinos sabios que escribieron el libro emplearon la observación empírica (en el mismo sentido exacto que se dá en los principios del Método Científico) para estudiar al hombre, sus caminos y el final de los mismos para elaborar una herramienta que fuera capaz de enlazar en un punto del camino (basándose en el mismo camino ya recorrido) con el camino futuro que conduce a un buen final. Esto quiere decir no que el I Ching sea capaz de predecir el futuro de una manera "creativa" (es obviamente imposible), sino que es capaz de hacerlo de una manera "experimental". Si tu estas aquí, con tu pasado X, tienes que hacer tal y cual cosa para llegar a un futuro Y, ya que he observado que todos los hombres que se encuentran en X y hacen tal y cual cosa llegan indefectiblemente a Y. El I Ching entonces es simplemente la guía que establece estas conexiones. Que también podría ser así, ¿no?. Y encima molaría un huevo si así lo fuera. Esta en vuestros cojones el elegir entre este razonamiento y el ortodoxo secular acerca de las predicciones del I Ching.

Como no podría ser de otro modo, voy a recurrir al oráculo finalmente. Ya lo he hecho para mis fines personales, así que ahora lo voy a hacer para nosotros. He escrito en un papel la palabra "Pegamín". Dejemos hablar, por fin, al I Ching.

Los designios del Pegamín.

He seguido el método de las monedas. El lanzamiento ha dado un hexagrama lleno de mutaciones, y por tanto de avisos y recomendaciones, que muta a un segundo. El primer hexagrama y lo que representa es:


"El tiempo del retorno, del solsticio solar, queda sugerido por el hecho de que, luego de haber desalojado las líneas oscuras a las luminosas, impulsando a todas estas a salir por arriba, ahora vuelve a entrar en el signo un trazo luminoso que llega desde abajo. El tiempo de la oscuridad ha pasado. El solsticio trae el triunfo de la luz.

El Dictamen


El Retorno. Éxito.
Salida y entrada sin falla.
Llegan amigos sin tacha.
Va y viene el camino.
Ál séptimo día llega el retorno.
Es propicio tener a donde ir.


Luego de una época de derrumbe llega el tiempo del solsticio, de la vuelta. La fuerte luz que antes fué expulsada ahora vuelve a ingresar. Hay movimiento, y este movimiento no es forzado. El trigrama superior (k´un) se caracteriza por la entrega. Se trata, pues, de un movimiento natural de aparición espontanea. Por eso también resulta enteramente fácil la transformación de lo viejo. Se forman asociaciones de personas que profesan ideas iguales. Y esa alianza se realiza con pleno conocimiento público; corresponde al tiempo, por lo tanto toda aspiración particular y egoista queda excluida y tales asociaciones no implican falta alguna. El retorno tiene su funadamento en el curso de la naturaleza. El movimiento es circular, cíclico. El camino se cierra sobre si mismo. No hace falta, pues, precipitarse en ningún sentido artificialmente. Todo llega por si mismo tal como lo requiere el tiempo. Tal es el sentido de Cielo y Tierra. Todos los movimientos se realizan en seis etapas. La séptima etapa trae luego el retorno. (...) Por esta causa el número siete es el número de la luz joven, que se genera por el hecho de que el número seis, de la gran oscuridad, se incremente en uno. De este modo se induce el movimiento desde la quietud, desde la detención.

La Imágen.


El Trueno en medio de la tierra: La imagen del Tiempo del Solsticio.
Así, durante el tiempo del retorno solar, los antiguos reyes clausuraban los pasos. Mercaderes y forasteros no se trasladaban, y el soberano no viajaba visitando las comarcas.


Lo Suscitativo (el trueno) se encuentra todavía bajo tierra. El movimiento se halla en sus primeros comienzos. Por eso es necesario fortalecerlo mediante reposo a fin de que no lo desgaste un esfuerzo prematuro (...). La salud que retorna después de una enfermedad, el entendimiento que retorna detrás de una desunión: todo debe tratarse en sus primeros comienzos con protección y delicadeza, para que el retorno conduzca así a la floración.

LAS DIFERENTES LINEAS


1)Retorno desde poca distancia. No ha menester ningún arrepentimiento. ¡Gran ventura!

Pequeñas desviaciones del bien no pueden evitarse. Lo único que hace falta es emprender a tiempo la vuelta, antes de que se haya ido demasiado lejos. Esto es particularmente importante en la formación del caracter. Todo pensamiento maligno, por leve que sea, debe ser inmediatamente eliminado, antes de que avance demasiado y se afirme. De este modo no habrá necesidad de arrepentimiento y todo marchará a la perfección.

3)Reiterado retorno. Peligro. Ningún defecto.

Hay personas que denotan cierta inestabilidad interior. Necesitan volverse atrás sin cesar, en lo que respecta al rumbo de su voluntad. En ese permanente apartarse del bien debido a inclinaciones indominables, y volverse nuevamente hacia el bien por haber logrado enmendar su decisión, reside un peligro. Pero ya que de esta manera no se produce, por otra parte, una afirmación del mal, ello no excluye la tendencia general hacia una eliminación del defecto.

4)Deambulando en medio de los demás, uno retorna solo.


Alguien se halla en medio de compañías de gente inferior, pero posee vínculos internos con un añigo fuerte y bueno. Por esta causa emprende solo el retorno. Aun cuando no se habla de recompensa ni de castigo, esto es favorable, pues semejante resolución a dirigirse hacia el bien lleva su recompensa en sí misma.

6) Extravío en el retorno. Desventura. Desgracia desde fuera y desde adentro. Si de este modo hace marchar ejércitos, sufrirá finalmente una gran derrota, y esto será nefasto para el soberano del país. Durante diez años ya no estará uno en condiciones de atacar.

Cuando alguien pierde el momento justo para volverse, caerá en la desventura. Tal desdicha se funda interiormente en una falsa posición frente a los nexos universales. La desdicha externa será consecuencia de esta falsa posición. Es la tozudez y su enjuiciamiento lo que aquí se describe."

Aquí se acaba la (sorprendente, luego haré un comentario) descripción de los designios de nuestro primer signo. Tras este, el Pegamín muta a un nuevo designio. Es el siguiente. Para este no se tienen en consideración los avisos de las diferentes lineas.




"La tierra extraña, la separación, es la suerte del andariego.


El Dictamen


El Andariego. Exito por lo pequeño. Al andariego la perseverancia le trae ventura.

Como viajero y extranjero uno debe mostrarse brusco ni pretender subir demasiado alto. No dispone uno de un gran círculo de relaciones; no hay, pues, motivo de jactarse. Es necesario ser precavido y reservado; de este modo uno se protegerá del mal. Si uno se muestra atento con los demás, conquistará éxitos. El andariego no tiene morada fija, la carretera es su hogar. De ahí que ha de preocuparse por conservar interiormente su rectitud y firmeza, y cuidar de detenerse únicamente en lugares adecuados manteniendo trato tan sólo con gente buena. Entonces tendrá ventura y podrá seguir su viaje sin ser molestado.

La Imagen


Sobre la montaña hay fuego: la imágen del andariego. Así el noble aplica con claridad y cautela las penalidades y no arrastra pendencias.

Cuando el pasto sobre la montaña se quema, dá un claro resplandor. Pero el fuego no permanece allí, sino que continúa en busca de nuevo alimento. Lo mismo ha de suceder con los castigos y los pleitos. Es necesario que se trate de fenómenos muy fugaces y que éstos no se arrastren a otros lugares. Las prisiones han de ser algo que sólo acoge a la gente de forma pasajera, como si fuesen huéspedes. No deben convertirse en la morada de los hombres."




P.S.: Pensaba acabar así el post, con el resultado de la consulta, pero me es imposible hacerlo. Estaba escribiendo, copiando del libro lo obtenido y se me estaba poniendo dura. Por otra parte me fastidia porque ha sido demasiado concreto. Incluso sorprendente, ¿no creeis?. El primer hexagrama que hemos obtenido es ni más ni menos que el correspondiente al Capítulo 24, el "Chapter 24" de la canción de Pink Floyd. ¿Concidencia cósmica?. Quizás. O quizás no.
El texto es precioso y preciso. Mayormente precioso por lo preciso. Incluso hay (seguro que también vosotros lo habeis interpretado así) unas lineas para nuestro Ender. Juro que he seguido todo los pasos del método oracular y que he obtenido los hexagramas limpiamente mediante el lanzamiento de monedas, por si alguna mente sucia se atreve a cuestionarlo. Es una pena que, según el libro, nuestro feliz encuentro vaya a desembocar en la separación, aunque es algo inevitable. Antes de ello, debemos precavernos ante el aviso que nos dá la última línea del hexagrama 24, el inicial. Podemos extraviarnos al traer la luz, y entonces fracasaremos estrepitosamente.
Como hombre de mi tiempo, no puedo sino sorprenderme ante este libro. No entendais que pretendo que vosotros también lo hagais, cada cual es muy suyo. Para ello, también aquí, al final, me remito a las palabras con las que empezaba este post.

¡Gran ventura, cabrones!.

Comments:
Larga y próspera vida.
 
jajaja creo que en tu ecuacion monstruosa tendrias que remontarte a datos del origen de toas las cosas.
a la proxima hay que hacerlo con runas
 
deberiais sacarme ya esta cárcel, cabrones.

me rindo ante ti, Xabi Benputa, eres lo más grande del pegamín después del coño de tu puta madre y de mi polla.
 
Yo me veo reflejada en la frase: "Hay personas que denotan cierta inestabilidad interior". Son las drogas. También veo a Endersito: "Alguien se halla en medio de compañías de gente inferior".
 
Yo mas bien nos veo a los demás en relación con Ender: "Alguien se halla en medio de compañías de gente inferior"...no?
Inferior en centímetros, que conste....en mundo interior un titán
 
ah, pues yo me veía más en lo de desviarme del buen camino y ser capaz de volver... entonces esos sois vosotros, no? siempre supe que esa era la verdad, que los que se equivocan y hacen el tonto son los demás. estáis perdonados, podéis volver a vuestro hogar.

a house is not a home...
 
En fin...I Ching rima con Pegamin
 
y con Endermín y con Capitán Spiff...
 
y con bastardo subnormalín... Sieg Heil!!!!!
 
¿Sinastria numerologica?
 
el que a escrito esta pagina tiene mas estres que yo,pero por suerte para nosotros sabe mucho sobre este tema,no hagais caso de sus maneras,en realidad nos brinda mucha informacion y muy buena.EL SABER ESCUCHAR ES EL SABER ENTENDER Y POR LO TANTO HACERSE ENTENDER
 
otra vez caigo por acá... esta vez por chapter 24... saludos Y
 
Publicar un comentario en la entrada

Links to this post:

Crear un enlace



<< Home

This page is powered by Blogger. Isn't yours?


Estadisticas gratis