lunes, 21 de noviembre de 2005

 

El juicio del décimo médico.

Hoy sale por todos los lados el rollo ese del juicio, que parece que van a colarlo como "el juicio contra el brazo político de ETA". Yo creo que no vá a pasar nada. Unos cuantos vascos más que van a ir a la carcel y santas pascuas. Lo de siempre.
Hombre, a mí lo que fascina es lo de Pepe Rei. Lo de la revista Kale Gorria. Hoy que los obispos se hacen cruces con la libertad de expresión. Si lo miro desde el balcón de mi casa, veo claramente otro orden mundial, con rusos y chinos en gorra de plato juzgando a Mickey Mouse como criminal de guerra. El brazo animado del Imperio. Pero no ha podido ser. Era por hacer una analogía lógica de equivalencia, a las que yo siempre he sido muy aficionado, que ahora están de moda con la cosa esta gilipollas del "pastafarismo". Digo "cosa esta gilipollas" porque eso está bien como herramienta dialéctica, para desarmar premisas, pero cuando se desarrolla y se venden camisetas ya se 3ntra en el fecundo terreno de la gilipollez.

Es que aún mirándolo mejor desde mi balcón, yo a Pepe Rei, ETA, los obispos, el juez Garzón y su puta madre me los paso por la bolsa de los cojones. No me refiero a indiferencia subnormal. Sino a manifiesto desprecio. Me dan igual sus destinos y sus juicios. Me dán por culo todas las organizaciones, organismos, instituciones y potencias del universo. Nunca haré caso a lo que dicen nueve de cada diez médicos. Y lo que dice el décimo habría que discutirlo.
Hoy me he levantado con ganas de renunciar a todo. No quiero vuestros discursos, no quiero vuestras leyes, no quiero vuestros espacios de entretenimiento y de consumo, es que no quiero ni entretenerme. No quiero circular por vuestras autopistas, ni comulgar con vuestro pan. Quiero hacerme el camino y darme yo mismo las ostias.


No sé, estoy desvariando, pero hoy me he levantado viendo los hilos y es lógico que me sienta marioneta.
Nos mueven fuerzas ajenas para actuar en un teatro lleno de extraños que miran desde las sombras, juzgan y aplauden.
Aún así tengo miedo, tengo miedo a que no me aplaudan.

Comments:
es impresionante tu protesta. Y con toda la razón del mundo.
Pero, por si te consuela (= no mucho), no eres el único que tiene miedo, que le da pánico no recibir aplausos.
Animo, y un saludo!

PD: Yo tb prefiero darme las ostias por mi misma.
 
Hombre, era solo una rabieta de blogero.
Pero me alegro de que lo entiendas, creo en el individualismo, ¡sobre todo en el mío!, ja jaj a
 
Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace



<< Home

This page is powered by Blogger. Isn't yours?


Estadisticas gratis