miércoles, 21 de diciembre de 2005

 

Nuestro Señor Jesucristo, el Apostol San Pedro y otras coyunturas.



(Fotos e historia sacadas del fotolog de Mashuga)


Nueva York, EEUU. Septiembre del 2005. Jesucristo y Pedro se retratan para que su foto circule Dios sabe por donde.
Por ejemplo, por aquí.
Lo lógico, ante tamañas presencias, sería preguntarles a ver si tienen algo que decirnos a nosotros, pecadores.
"Este pais se está derrumbando. Dios salve este pais". Parece ser que nos confirman que ellos, como Dios, también son norteamericanos. Del resto, no se sabe nada. A lo mejor es que ya estamos en el limbo. Y nosotros peleándonos por el estatut.

Coñas aparte, estos dos tíos son unos vagabundos de Brooklyn y sí, se llaman Jesus y Pedro. No quiero usar la palabra "homeless", porque usar esa palabra hablando en español es de babosos, como poco. Lo más probable es que de hijos de puta.


Jesús dice que a su madre la mataron cuando tenía 11 años. Dicen que fué un accidente, pero el sabe que la mataron. Desde entonces no ha levantado cabeza y se ha recorrido medio pais. Hoy se cree que es Jesús, pero el de Nazaret, y pide afablemente que nos unamos a él en una cruzada para salvar su pais.
Pedro salió de la carcel hace cuatro años y ahí anda, descolocado. Es amigo de Jesús.

No sé como tiene que ser la vida en la calle, bueno si lo sé: una putada. Menos mal que aún quedan almas caritativas como las de los chavales que se acercaron a calentar a la mujer que dormía en el cajero de La Caixa.

Para mí, ese ha sido el cuento de Navidad de este año.

Creo que antes había unos malos definidos, personalizables, los Mister Scrooges de turno. Como eran pocos y los tiempos cambiaron, al final terminaron reciclándose en otra cosa. Pero eso era en otros cuentos.

En el de este año los malos ahora somos nosotros. Ahora todos somos, ha hecho falta solo menos de un siglo, unos esclavistas malvados, unos clasistas, unos crueles y viles insensibles, unos egoístas orgiásticos que queman a la cerillera para que no se muera de frío.

Ahora somos el malo. Si antes la gente se podía identificar con el proletario sobre-explotado que se retorcía la boina entre las manos delante del malísimo burgués que lo humillaba, ahora no podemos menos que identificarnos todos (los que tenemos menos de 40 años) con la cuadrilla de chavales que le pegó fuego a la pordiosera.

Ella intentaba dormir, tirada en el suelo, la perenne luz fluorescente. Había ocupado el cobijo construido para que el dinero no se enfríe en nuestras manos en una de estas largas y gélidas noches de invierno.
Estaba robando el techo que cubre de la lluvia a nuestros billetes, echando un sueño para poder levantarse al día siguiente.
Había aprovechado la lujosa guarida, céntrica y bien iluminada, que hemos construido para que nuestro dinero no sea un sin-techo. Para que no ande por ahí, oh dinero nuestro, muriéndose en un invierno de perros.

Hasta que llegamos nosotros, dormía. Estabamos todos borrachos y drogados. Y la vimos. Y quisimos echar unas risas.

Feliz Navidad a todas vuestras putas madres.

Comments:
El otro día estaba en la cola del cercanias y delante de mi va una pija de unos treinta años, se pone a hablar por el movil y dice "Soy la señora que anda buscando una chica". La chica igual andaba por los cincuenta, pero la señora es ella. Eso le sale inconscientemente. Que hija de puta. La miré el culo con lascivia obrera, para que se jodiera.
 
Lastimoso.
 
Es que es deseable ser un señor. Eso sí, sin preparación y en zapatillas deportivas.

Pues mirandole el culo con fruición no le harías más que un favor, porque a las damas no hay cosa que más las ponga que la lascivia obrera. Porque en el fondo, arrieros somos. La nobleza viene de cuna y está reservada a cuatro elegidos. La pena es cuando se pensó que el hijo de un noble debería seguir siéndolo, ahí jodieron el sistema.

Al usuario anónimo, gracias, era mi intención.
 
qué pasa locos? ya estoy en mi pueblo. yo hasta que no llego a mi casa no me hago a la idea de que es Navidad. pero este año ha sido distinto porque cuando he entrado en mi cuarto me lo he encontrado pintado de verde clarito y se ve que con la reforma han tenido que mover las cosas y cuando he ido a buscar mis calzoncillos de las pajas habían desaparecido. el día 26 cumplían 6 años y perfectamente podrían vivir allí dos o tres familias de moros de los de iraq. feliz genocidio, PUTA NAVIDAD.
 
A ver si os morís de puta vez...
 
Hijos de sucia puta!
 
Era broma.Con que el vasco quede paralítico valdría. Cualquier noche de estas volviendo borracho al caserío... Ja ja ja!
 
Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace



<< Home

This page is powered by Blogger. Isn't yours?


Estadisticas gratis