miércoles, 22 de marzo de 2006

 

Lord, I'm Going Down Slow

Hola a todos y a Ender también. Estas historias sonarán muy lejanas a sus oídos. Incluso dan para uno o dos buenos guiones tragicómicos. En mi línea “prefiero vivencias a tendencias” les acerco un relato real, cercano y, porque no, bizarro. De bizarros más bien.

La primera vez que vi a Albert Barry me pareció un tío entrañable, grandote, con rostro de rasgos duros, voz de crooner y una enorme cicatriz en la frente. Fue al poco de entrar a vivir en un piso compartido de Madrid. Piso por llamarlo algo, porque en realidad era un asqueroso reducto lleno de cucarachas alemanas.

Él ocupaba una de las habitaciones de la casa junto a una pareja de camareros en paro que acababan a hostia limpia cada dos por tres y las dos hermanas filipinas que alquilaban los chiscones y sacaban un pico de ello. Todo un cuadro.

Enseguida hicimos buenas migas, a los dos nos gustaba tocar la guitarra y compartíamos gustos musicales, desde Beatles, Hollies a cosas más inclasificables como Joe Dassin, Oliver Onions o Francis Cabrel cantando en castellano. Según me comentó, él era animador y dibujante, solía trabajar para televisión y había tocado en varios grupos de relativa repercusión local. Pero poco a poco fui descubriendo que su vida se estaba convirtiendo en papilla. Lo mismo eran esos restos vitales los que estaba atrayendo en masa a las cuquis.

Albert había empezado a dibujar desde muy joven y bastante bien, por cierto. Había trabajado en Alemania y Francia para un par de pelis de Asterix, aquí había currado en gran parte de la serie de “Las Tres Mellizas”, dibujó en la peli de "Goomer" y hace cinco años trabajó en un corto de animación (“Pollo”) que ganó un Goya. Lo último que había hecho era la cabecera de la infecta resurrección del “Un, Dos, Tres”.

Sin embargo, se había empezado a desmoronar cuando hace unos años murió su madre a la que se sentía muy unido. Se quedó sólo en Madrid y poco a poco empezó a beberse licorerías enteras y compartir polvitos (de maquillaje, se entiende) con Joselito y Camilo Sesto, conocidos suyos de los tiempos de artista.

Perdió casa, cordura y espacio hasta acabar recorriéndose habitaciones realquiladas cada vez en peores condiciones. Se alejó del dibujo y terminó sobreviviendo como guardia jurado.

Pero ya ni eso. En aquellos momentos Albert bordeaba el peligro; estaba sin trabajo conocido, subsidio u otra fuente ilegal de ingresos, bebía cinco cartones de vinillo peleón al día, sólo comía spaghettis cocidos (a palo seco) de los de 25 céntimos el paquete en el Sabeco y fumaba esas marcas de tabaco tan baratas que no deben llevar ni siquiera nicotina. Subsistía de lo que le podíamos prestar los demás y de su tío de Barcelona, único familiar directo, que le pagaba de vez en cuando la habitación, pero que se estaba cansando.

En aquel estado Albert tendía a darse golpes en la cabeza. Desconozco si era debido a algún desajuste fruto de sus abusos o a un problema de oído interno, pero a veces cuando caminaba empezaba a ladear el coco y acababa golpeándolo en los marcos de las puertas. Le ocurría muy a menudo, y la enorme marca de su cabeza se la hizo así, pero en la calle; un accidente que le tuvo más de dos meses hospitalizado.

Se pasaba todo el día en la cocina de la casa hasta que, fruto de la ingesta, caía comatoso en su cama. Mientras aguantaba, peleaba con la invasión de artrópodos y conectaba su viejo radiocassette con cintas de todo tipo, desde bandas sonoras de series infantiles (Mazinger y derivados) a clásicos sesenteros o musiquita tardofranquista, y lo cantaba todo a grito pelado... Lo indescriptible de aquello, el patetismo, ver a aquel hombre hundido que se emocionaba hasta la lágrima con los temas de Focus, Banner y Flapi, Cream, Sandro Giaccobe y Lenny Kravitz... me llevaron a intentar echarle un cable.

Lo cierto es que Alberto a pesar de su decadencia, conservaba intacto su lado más casposo, era capaz de, mientras veíamos una película, exaltarse ante cualquier detalle del argumento como si lo protagonizase él mismo o contarme con pasión como, por ejemplo, la canción de créditos finales del Osito Misha (“Natasha”, cantada por Tito y Tita) era muy difícil de tocar por los arpegios y las posiciones octavadas... y que ya me la enseñaría. Y muchas cosas de este tipo, anécdotas de freak (pero de los de verdad...), confesarme con ojos sanguinolentos que su mayor deseo era comprar una gran figura de PVC de Mazinger que adornaba el escaparate de una famosa tienda de comics cercana, (el robot que junto a Elvis y los Fab Four formaba su particular deidad trina). Y todo esto, era capaz de repetírtelo una y otra vez con la misma intensidad como si no lo hubiera hecho nunca antes.

Lo curioso es que cuando hablábamos de todas estas cosas, Albert olvidaba sus penas y sus querencias... e ingenuamente, pensé en darle cancha y cháchara con todo esto para ver si se animaba... ¡Sí, señores! Por primera y única vez, los iconos de la Generación Pajera podrían servir para algo más que como escudo de tantos Peterpanes y sacar a flote la vida de un pequeño genio lanzada a la cloaca.

Así que empezamos a compartir lo poco que teníamos cada uno en aquel lugar: videos, vinilos raros, piratas y libros de los Beatles, revistas viejas. Hasta le animé para tocar un par de días juntos.

¡Chas!, y aparez... digo, y de pronto, reaccionó y quiso . Entre sudores y mal cuerpo por la abstinencia intentó conseguir un empleo, dejar el vicio y salir de allí. Pero le costó. Se lo ponían muy difícil. Este tipo de personas, a veces caen a un nivel de marginalidad, que sin llegar a ser extrema, les impide auparse de nuevo.

Pero yo no podía seguir empujando su bici, tenía otro reto por delante y salí espantado de aquella casa infecta. Al irnos, al menos, nos alivió saber que había conseguido otro trabajo y se estaba medicado a base de Tranxilium 50 y otras pirulas para aguantar la necesidad etílica. Promesas de vernos todos, compartir piso más adelante etc, que como siempre no se cumplieron.

Y cuatro meses después, volvimos a verle. De nuevo alcoholizado sin casa y con sus enseres en las manos. Nos dolió pero poco pudimos hacer por él. Su tío le había enviado 200 euros, los últimos... 200 euros para pagar otra alcoba donde dejar caer su mezcla de Don Simón 75%, Leucocitos 25%... 200 euros que, en lugar de buscar refugio, se difuminaron en una noche, de barra en barra, con final en las urgencias del Gregorio Marañón. Después alguna otra mano intentó ayudarle, una pensión, otro trabajo en las fuerzas de Prosegur de duración fugaz, pero poco más supimos. De esto hacía ya un año y medio.

A veces nos preguntábamos por él, pero perdimos toda pista... hasta que hace un mes sonó el telefonillo de nuestra buhardilla: “David, soy Alberrrto”

“He soñado está noche con él” me dijo Mrs. Kromosomo, después de abrirle.

Esta más delgado. Cojea. Su cara se ha vuelto sucia. Ha pasado cinco meses en la calle. Sí, en la puta calle. Durmiendo a la intemperie, y tragando cuatro botellas de whiskey al día para calmar esa vida. Un atropello mientras deambulaba sin rumbo (o con rumbo a la siguiente botella) le ha destrozado tibia y peroné y ahora lleva un implante metálico tras otra visita al hospital de mes y medio. Ha perdido todo: su radiocassette, sus cintas y CDs, sus libros y el material de dibujo. No reacciona, le cuesta asimilar. Pero sigue vivo.

En una hipotética y factible hecatombe nuclear el bueno de Albert sobreviviría junto a ratas, cucarachas y Bruce Willis.

Y se le ha aparecido la virgen. Por primera vez en muchos años la suerte ha pasado cerca de Albert Loser y le ha llevado junto a una mujer quince años mayor, que se ha convertido en su Pygmalion: le da casa, comida, ropa, cariño y algo más, una guitarra... De nuevo dice que “quiere tratarse” con la boca pequeña, aunque el delirium tremens vuela bajo sobre su cabeza como un carroñero. En el CAD le han rogado que se medique y que no pase de la media botella al día. Si no, le dan tres años de ¿vida?

Por supuesto volvemos a hablar de música, se lamenta de todo lo que había perdido. “Nada, nada” le digo. “Mira, aquí tengo internet y plis-plas, te grabo unos cds y recuperamos lo que quieras”. Se empieza a emocionar. Me habla de Mazinger y le busco un episodio en la mula.

Cuando se lo pongo, empieza a temblar, su voz se vuelve trémula y dilata las pupilas. No lo había visto en quince años. Y ahí estaba. Albert el desterrado, el hundido, el nuevo cristo viviente de la Generación Pajera, convertido en niño treinta años después. Olvidando su mierda y viendo morir al Dr. Kabuto.

* Las imágenes que ilustran esto están extraídas del book de Alberto y de los fotocromos de "Pollo".

Comments:
Joder,David...ya lo había leído en tu blog pero me sigue emocionando....
 
y yo.
Es... impresionante.
 
En dos palabras:
Es peluznante.
 
Vaya panda de tragalefas. Galactus se parte el culo leyendo la mierda que posteais aquí. En el Mondo Brutto no valdríais ni para llevar los cafés.
 
Y a mí que cojones me importa eso? Te lo tengo dicho,Ender....que no proyectes tus emociones en los demás....tal vez a tí te preocupe eso...a mí me la suda...
Eres una groupie de MB....
 
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
 
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
 
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
 
Ya empezamos...
 
creo que no es el verdadero ender
 
Desde luego, parece tan TONTO como el verdadero Ender
 
Ah oigan, que esto que les escribo es como un aviso, cuiden su bizarría pero cuiden su equilibrio emocional!!
 
Te lo digo porque te quiero, Ender...vuela libre, desarrolla todo tu potencial, joven castor....
 
En este momento tu madre estará con Perote y su enorme y rosado cipote, o con Fruno y su pequeño pito gatuno. ¿Que te pone más cachondo, Julito?
 
Ambas cosas, bajito...oye, por qué me has echado de la lista de correo de Pegamín? Te estás contagiando de Vico?
 
Buenos días, soy Perote. Ender abstente de citarme, necio y abyecto infraser desnaturalizado y ridículo.

En todo caso, te mando un abrazote.
 
Propongo declarar una tregua en Pegamin, a partir del viernes. Ya sólo valdrá meterse con Ender, por haber sido tan gilipollas y ahora llorar como una niña.
 
Es más, propongo estar atormentándole durante el resto de sus días. Por blogfascista, por payaso, por brasas, por pelota, por ignorante, por mierdecilla, por soberbio y por enano.
 
Ah, y que el post me parece excelente, y que yo no he suplantado nunca al nabucodonosorcito, aunque lo haré.

¿Te ha echado de la lista de correo de Pegamin? Pero qué tío más repugnante... Si no fuese porque sabemos que está enfermo y que no le viene bien que abusemos, me estaría metiendo con él todo el rato :D
 
Pero....no es todo bromita? Bueno, lo de que me ha echado es verdad...es digno hijo de su padre...ves, Darío, como nos ha salido el niño?
 
Obviamente ha salido a tu familia...
 
Bromita, bromita... Al pitufo yo le voy a partir la columna, pero de broma.
 
A mi también me ha echado de la lista de pegamín. Lo curioso es que no he llegado a entrar nunca.
 
Le tienes acojonado, Fruno....no aparece...
 
¿Yo le tengo acojonado? Pero si yo no he estado aquí en todo el día... Yo creo que estará deprimido, con la cabeza debajo de la almohada o algo así. Habrá hecho una diana de donbalón y estará tirándole dardos. Animalico... Como si lo viera. Luego vendrá aquí y dirá que está guay, que qué decimos, que es todo broma y que las rosas son rosas, pero la verdad salta a la vista, el chico está desquiciado.

XD

P.D.: Esta mañana escribí un post largo para el Pegamin sobre Tom Petty, pero se me ha borrado...
 
Coño, por cierto...a ver si nos ponemos las pilas y empezamos a escribir cositas (yo el primero) y nos dejamos de tanta tontería...
 
Julito, y ¿de qué se hablaba en la lista de Pegamin? ¿Llegó a arrancar? ¿Alguna perla de esas que tú cazas al vuelo, o algo interesante, o fue sólo otro juguetito para la diversión de Ender el solitario adicto al píxel, como yo vaticiné?
 
Joder a mi no me ha dado tiempo a que me eche.Vamos ni siquiera me ha dejado entrar...

Kromosomo, me ha gustado mucho el post (y su blog, no lo conocia).
 
Fruno...si para todo tienes esa intuición, echemos una quiniela a pachas...
 
Soy desafortunado en la suerte, por pura lógica refranística. Pero a un imbécil desgraciado lo veo venir con semanas de antelación, los huelo.
 
O sea que pillas con señoritas,eh, golfillo? Perdone, usted, quería decir Oráculo...
 
Bufff... Hombreee... Es que aquí se puede mentir lo que se quiera, ya sabes. Ahora mismo estoy triunfando, pero normalmente a lo que gano siempre es al mus.

Pero «todavía no ha nacido la mujer con la que quiera compartir mi vida», que diría un pederasta.
 
y creeis que Ender, realmente, tiene novia?
 
preguntaselo mejor a la puta de tu hermana, que me lamio la polla cuando la saque de su culito llena de caca. Menuda guarra!!!!!!
 
A mí no va a ser,eh? que yo no tengo hermanas....a quién te diriges, hijo de la gran puta?
Te importaría encabezar tus subnormales comments, hijo de un oligofrénico y una putarraca borracha? Gracias
 
buah! entonces sería tu hermano travestido.Un payaso de mierda como tu...
 
No...creo que va a ser tu puta madre, haciéndose pasar por mi hermana para que te la follaras...la tienes muy descuidada...recuerda que madre no hay mas que una...anda,coño....si la tuya la encontraste en la calle....no me cuadra la copla...en fin...pobre vieja puta...a lo que tiene que recurrir pa llevarse una pollita a la boca...y con el Edipo que tú tienes....d
 
hola, hijos de puta, cómo aprovechais mis ausencias...

os he echado de la lista del pegamín porque estaba en la categoría de adultos y daba problemas y no se me ocurría otra forma de cambiarlo que volviéndolo a hacer.

aquí está la nueva dirección para el que le interese:

http://groups.yahoo.com/group/esnifandopegamin/

el hijo de puta que escribe con mi nombre y que teneis ahí de compañero no soy yo, pero qué le vamos a hacer...
 
"Propongo declarar una tregua en Pegamin, a partir del viernes. Ya sólo valdrá meterse con Ender, por haber sido tan gilipollas y ahora llorar como una niña."

pero si siempre ha sido así, tom hanks. tú y yo contra el mundo.

"Es más, propongo estar atormentándole durante el resto de sus días. Por blogfascista, por payaso, por brasas, por pelota, por ignorante, por mierdecilla, por soberbio y por enano."

¡jajajajajaja! no sabes la sonrisa que se me ha puesto. yo te tengo en un pedestal, ayer me compré los comics de lobezno y ahora vivo en madripur con tu puta madre.
 
Jajajajaja....eres una esponja, Ender....joder....
 
Yo creo que no vas a entender los tebeos de Lobezno, y vas a tener pesadillas.

(Ah, y añado no se qué de tu puta madre, por supuesto, no vaya a ser que...)
 
Respeten a Ender por favor.

Ha tenido muy buen gusto eligiendo la imagen para la lista de correo.
 
gracias snoid. estos hijosdeputa es que no se enteran de nada.
 
Sí, es una lástima que estemos todos hasta el gorro de tí, y que hasta que te reformes no se va a apuntar en esa lista nadie que no necesite reírse en tu cara a tiempo completo.
 
Qué envidia me tienes, Tom Hanks...
 
jojojo!!! la cagaste impersonator de mierda!!!
 
Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace



<< Home

This page is powered by Blogger. Isn't yours?


Estadisticas gratis