miércoles, 7 de junio de 2006

 

Iconos Pegamín: El Borbah

Uno de los personajes más famosos de uno de los mejores autores del cómic underground americano (aunque, como todo, ya no tan underground): Charles Burns. A los más rockeros de la parroquia les sonará (Burns, que no el Borbah) por ser el ilustrador de la carpeta del mejor disco de Iggy Pop en los 90 (en mi opinión , claro): "Brick By Brick". Si además de aficionados al guacangüol son aficionados al cómic (y ya van dos características para ser nombrados PAJEROS DEL MES) pues lo recordarán de su paso por El Víbora (esta vez me refiero a El Borbah...bueno y a Burns, claro).

El Borbah es un investigador privado, fumador compulsivo, malhablado, brusco, ultraborde y engullidor impenitente de comida basura y cerveza. Hasta aquí nada que no hayamos visto mil veces en cualquier obra de género negro. La diferencia está en que El Borbah pesa más de 100 kilos, viste una ajustada malla sujeta a su hombro por un tirante y oculta su rostro tras una máscara de lucha libre mexicana.

El propio autor cuenta que se le ocurrió la idea del personaje viendo la tele un sábado, aburrido como una ostra. Parece ser que dió con un canal de lucha y, de pronto, vio entrar al ring a un tipo gordaco, enorme, con una de esas psicodélicas máscaras de la lucha mexicana y cubierto de tatuajes. Así nació El Borbah, inspirado en estos gladiadores del colesterol y la quesadilla y en un amigo suyo: John Borba (del cuál tenemos una foto en el álbum recopilatorio de historias de El Borbah publicado por La Cúpula: un bicharraco con músculos hasta en los pezones y tocado por una máscara parecida a la de Huracán Ramírez).

La primera aparición del detective enmascarado fue en 1982, en la revista Raw (revista fundada y coordinada por Art Spiegelman, ese autor de cómics que leen, también, los culturetas y profesores de instituto, debido al Pulitzer que recibió en 1992 por Maus, su crónica del Holocausto, con gatos que hacen de nazis y ratoncitos que hacen de judíos).

De aquí pasó a la prestigiosa revista Heavy Metal y de aquí al extranjero, donde recaló en las páginas de El Víbora. En 2004 La Cúpula agrupó 5 historias del personaje en un tomito muy aparente y baratito (son 7.50 lerus que es lo que se gastan uds. en la taquilla porno del Canal Satélite un día de diario).
Como en otras obras de Burns, el rasgo más característico es que, bajo la aparente tranquilidad y normalidad de lo cotidiano, se oculta una realidad podrida y grotesca, con personajes que son auténticos freaks ( y no como ustedes sino de los de Tod Browning), con situaciones surrealistas y elementos muy del gusto del fan de Cronenberg o Lynch.

Y recuerden: si El Borbah fuera de carne y hueso sería Pegamín (y también le detendrían en cuanto saliera a la calle con esas pintas, por otra parte).


¡¡¡Por fin un héroe con panza!!!



Comments:
ese album de iggy pop lo tiene mi hermana de 12 años y nunca me lo ha querido prestar. y yo no pienso comprarlo si esta a unos metros de distancia de mí.
por cierto que para mi el mejor disco de iggy en los 90's es el lust for life.
 
Sí...sería el mejor disco de los 90 si no fuera porque es de 1977 (y no me refiero a su "caliente compañero")
 
es verdad, bowie en los 90 ya no tenía la potencia necesaria en la polla para empetarse a la iguana, aquello solamente pudo pasar en los 70's. el mejor disco de los 90's es este "brick by brick", que lo grabó con los guns and roses y los b-52's y tiene esa portada tan guapa.
 
Es un discazo enderluego.
 
mierda. cada dia voy peor en esto de las fechas.
 
Pasa mucho...yo, por ejemplo, se me olvida la edad que tengo y creo que soy joven....
 
La juventud está en el espíritu D. Julito, el cuerpo sólo es un disfraz, lo que pasa es que no mola nada cuando se escofurcia.
 
Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace



<< Home

This page is powered by Blogger. Isn't yours?


Estadisticas gratis