miércoles, 5 de julio de 2006

 

Ortigueira, festivales con gaita y folclore

Grandes carteles con grandes espectativas para que luego el cantante no venga a tocar, o lo haga cocido hasta las cejas, o peor aún, lo haga de puta madre y el alcoholizado seas tú que te pasas el concierto echando la última bilis. Es por todo esto que los grandes conciertos gratuitos -sobre todo si son folk y a nadie le importa perdérse los conciertos- se presentan como una alternativa no-inteligente a los Festivales de Rock. Zas, Pardiñas, el Cultura Quente, Ortigueira... buenos sitios para joderte el hígado sin sufrir el temor a romperte la cabeza contra el cemento urbano, y sin sentirte obligado a alejarte de la tienda de campaña. Me centraré en Ortigueira por ser el más conocido. Ortigueira, Festival Internacional da musica Celta. Faltan 3 días y como el pasado año uno piensa en volver, ya casi por pura inercia. Nada que ver con Bennicasinos y Festimales; al ser gratuito aquí te gastas el grueso del pecunio en mandangueo y comida, o solo en mandangueo: en mi experiencia mochilera, he llegado a la conclusión de que uno puede arreglárselas con un paquete de papillas Hero-baby y un par de tubos de leche condensada...con esto y agua ya tienes solventado el tema "vitaminarse". La supuesta esencia céltica del Festival tira patrás a cualquiera. El Folk, los siete paises celtas, Budiños, Milladoiros, Kepas Junkeras, la gaita, la identidad, el acordeón, y la madre que me parió. Yo soy de los que ha contribuido a destruir la esencia primaria del Festival, suplantando el Ribeiro por cerveza extranjera del Gadis, cambiando la bandera nacionalista colocada en la tienda por los gayumbos aireando para usarlos al dia siguiente. Con el tiempo, lo más modelno es pasar del escenario musical a 2 kilometros y quedarse en el pinar donde se situan las tiendas, el cual vive a su propio y caótico ritmo. La mayoría ya no se mueve de esa zona, y es que además de no tener que caminar los kilómetros hacia el pueblo uno se asegura de que el indeseable de turno no te levanta los víveres de la tienda. Como el cabronazo invisible que me dejó literalmente en gayumbos: aquella noche había decidido dejar a mis congéneres adentro en la tienda respirando sus propios esencias y, usando los pantalones de almohada, me acosté afuera con el saco de dormir... me desperté con la cabeza en la terrosa hierba y sin pantacas. He pensado en volver a dormir de la misma guisa pero con una cuerda atada a la oreja por si cae algún gualtrapas de guante blanco...aunque por otro lado uno se lo piensa mejor y...por miedo a quien te puedas encontrar mejor echarse atrás: no sería raro encontrarte sabe Dios qué, imaginen a Gollum cuando pretendía birlarle el anillo a Frodo...que en los Festivales hay gente muy extraña. Que otras cosas te puedes encontrar en el Pinar? pues...maomenoloquentoslaos, cientos de puestos haciendo el agosto con chorizo criollo y hamburguesas "Pussy galore"; baretos de lona montados para la ocasión en el que se consumen vasos de litro, visitados normalmente por alcohólicos de aldea, de los que van de 2 en 2; Carpas-Dance que compiten unas con otras por ser las mas enrrolladas, esas en las que los primeros rayos de sol alumbran los últimos coletazos de los que aun siguen en pie de guerra...como si se tratase de un puto cementerio de elefantes donde los curtidos nengs, con rostros alucinados a las que es imposible mantener la mirada más de 3 segundos, rematan allí su existencia. No son estós las únicas tribus, no, también está el okupa con malabares y palleiro siguiéndole los pasos, célticos nómadas de avanzada edad y eterna sonrisa zen, punkitas de verano con deliberada "cara mala hostia", camellos con rastas, pijolaris con bongos a estrenar recién comprados en la tienda Cascanueces, universitarios con patriotismo-AMI con fecha de caducidad e incluso, nuevas especies que aún estan por catalogar. Otra de las curiosidades de la acampada ortigueirense es la "ola grito", que es el equivalente de la ola mejicana del futbol pero variando el "ponerse en pie" por el grito. Como en el Estadio de Futbol uno lo ve llegar (o mas bien lo oye), a lo lejos, acercándose, pasando de un murmullo lejano a paroxismo decibélico...150.000 personas dejándose la garganta ¿les parece una astracanada? Bueno, hay otras curiosidades. Echando la vista atrás uno ve la misma historia de la civilización en el devenir de la acampada, desde unos años atrás con tiendas dispersas hasta el maremágnum de tiendas actual en que se empiezan a crear fronteras diferenciativas, de grupos con cierta autosuficiencia, como estados federales sin autonomía total que limitan su pequeño minipoblado de 15 tiendas con la cinta esa que usa la policia en el lugar del crimen... Paralela a la zona de acampada se situa la bucólica Playa de Morouzos. Si 6 años atrás había un fifty-fifty de despelote, hoy solamente se ven pequeños casos aislados. Ya no es como los primeros tiempos, cuando circulaban pieles pecosas de la Irlanda, boscajos vikingos a juego con la selva axilar, hippies culonas....Es una ecuación infalible que a mayor público menor bello púbico Y es que el pudor ante tamaña variedad de razas urbanas unido a la tecnología móvil e Internet causan un daño irreversible en lo que a deshinibición corporal se refiere. Con todo siempre existe algún cuarteto de ciudadanas en top-less. Uno ha de plantar cerca la toalla como quien no quiere la cosa. Por supuesto, y aun mostrando la indiferencia del que ya viene aliviado de casa (o sea del la tienda iglú), lo más normal es que te encuentres con ese desdén seguido de lo que llamamos "la vuelta a la tostada": pasan de tomar el sol hacia arriba a tomarlo bocabajo, escondiendo las tetas contra la toalla. Imprescindible para este menester es llevar gafas de sol, a ser posible de espejo, las cuales te has de poner tras unos minutos de la llegada, que es cuando ellas ya más tranquilas y olvidada tu presencia yacen con los ojitos cerrados. Y llegamos a la escatológia, cómo no. Porque la eterna cola de cerca de un centenar para entrar al baño es otro símbolo festivalero; o la gente es muy tonta o cualquiera juraría que en el "cubículo de hacer pis" se oculta el mayor camello del reino. ¿No es más práctico adentrarse en los bosques de alrededor? con el papel higiénico en mano, dispuesto al saludable ejercicio del "cagar de monte" (que qué bello y gran concepto, "cagar de monte" ¿no había un libro de autoayuda que daba consejos para cagar de monte?). El caso es que resulta realmente bizarruno ver a una docena de individuos agachados en silencio a tu alrededor y abonando el suelo, como vietnamitas agazapados a una docena de metros de distancia, sin ni siquiera dedicarse unos a otros un "que la fuerza te acompañe", aunque todo en hermandad. Así que casi debería ir haciendo la mochila, atacado cada vez más de esa congoja ante el estilo silvestre-mochilero. Cuando una tenía 18 no le importaba tanto dormir con los pies de tu compañero en la cara, dentro de un saco aderezado de arena e insectos oriundos del lugar en el que, previamente, alguien había derramado parte del escabeche de la lata de mejillones. Desde luego que uno se vuelve un tanto sibarita. Yo, de hecho, cada año que pasa sueño con más asiduidad con roulottes y caravanas, ducha y tele, y nevera con helados Hagenn dazs..., con aparcar el Yate en la playa a 100 metros de la playa, tirarme de cabeza y llegar buceando a la orilla, emerger en la arena (tras haberme recortado el bello púbico para ganar los 2 centímetros de rigor) como Dios me trajo al mundo, como si fuera un Zaratustra acuático, o un "Dr Manhattan chulo playa".

Comments:
Jajajaajaja!!!
 
qué peligro, lleve cuidado que yo cuando leo estas cosas me entra un instinto maternal terrible y me entran ganas de darles un discurso sobre lo malo que es el alcohol, llevaros el vasito de leche a la cama, daros un beso en la frente y arroparos.
 
ahh, el alcohol, si de eso solo bebo un par de latas...si tal bajadas con con un Fray Bentos o unas hamburguesas Lids...para equilibrar la balanza de desgaste y salubridad, yo también soy de los que ama su cuerpo ;-)
 
Está bien amar el cuerpo de uno mismo, pero es mejor amar el cuerpo de los otros.
 
DICES ESO PORQUE ERES UNA GORDA PELUDA!!
 
Y TU UN NARCISISTA DE MIERDA!!!
 
hombre tú por aquí...ya tardabas; si es que también tú, como yo, amas mi cuerpo de Narciso ¿no es eso?
 
Hola Narcisos!
Me piro a Eslovenia una temporadita con lágrimas en los ojos y un bote de pegamín en el bolso.
Os quiero una jartá y no son las drogas!
See ya lai'a'!
 
¿Que cojones le estara diciendo el gatito a MR T en la foto de las gafas fardonas para que sonria como un Cardenal visitando un parvulario?
 
que pobre idiota este sin sustancia,queno?
 
sustancia la que le saca tu madre a todo a lo que se arrima, seria capaz de sacarle el tuétano a un ladrillo del 7, caraliendre desfaenao
 
Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace



<< Home

This page is powered by Blogger. Isn't yours?


Estadisticas gratis