lunes, 8 de octubre de 2007

 

Guía de lugares que nunca existieron. 3) La Villa

Cuando le preguntaron a Clowes (ese que dibujó el vidio de los Ramones de ahí abajo) por la fijación en su obra por la época Beatnik respondió que, sencillamente, le gustaba el aspecto que tenían entonces las cosas. Y es que esto de refugiarse en épocas pasadas tiene un punto terapéutico, además -todo hay que decirlo- de disfuncional nostalgia. Unos glorificarán la Grecia antigua (aunque de aquellas no hubiese calcetines) otros la Francia de Maria Antonieta (aunque no se lavasen y todo oliese a mierda como en la peli de El Perfume) y otros la época Victoriana (aunque no existiese el P2P). No son pocos por otro lado para los que el 77 del siglo pasado es, por evidentes razones (esta es una), el auténtico Año cero. Sin embargo, en mi genial raciocinio apoyado por un profundo estudio de la Historia he concluido que el verdadero Año Zero se remonta una década antes de ese 77, sí, el 67...¿Que porqué? pues porque fue en ese preciso año cuando se emitieron series como El Prisionero, cuya Villa, lugar en el que transcurre la serie, es la protagonista de este post.




Por si todavía no han atacado los 17 episodios de El Prisionero, les diré que hay 2 episodios de Los Simpson que lo homenajean, el que más ese en el que Homer tras hacer el vándalo desvelando secretos en Internet tras el nombre de Señor X, acaba siendo secuestrado y trasladado a esa excéntrica isla "quiensabeánde". Un lugar lejos del mundanal ruido donde las gentes son confinadas por los secretos que albergan, entre ellos el mismo Prisionero recluido por su descubrimiento de "la bolsa de cacahuetes sin fondo!" (vean foto). En el original, sin embargo, el prisionero (Patrick McGoohan que fue el creador absoluto de la serie) es conducido a un escondido lugar por negarse a explicar las razones de la dimisión de un importante cargo, posición que -aunque no se decía de manera explícita- el espectador de la época asociaba irremediablemente al de "espía al servicio del gobierno" ya que el actor se había hecho famoso interpretando a John Drake en series de la época como Agent Secret . El caso es que en ese pueblecito costero de nombre La Villa, nuestro hombre es rebautizado con el número 6, irá a su vez tras la búsqueda del número 1 y, mientras, es vigilado constantemente por el Número 2 quien le expone a una vigilancia al más puro 1984, aunque, en realidad, los métodos de control de la Villa tengan más que ver con los pronosticados por Huxley en su Un Mundo Feliz, ya que la mayoría de los habitantes caen rendidos ante el festivo colorido y las comodidades de un lugar que en su buenrrollismo no deja de resultar inquietante. Cualquiera diría que la villa no existe, que es fruto de una alucinación psicotrópica, y sin embargo, se fantasea con la posibilidad de que el lugar se sitúe por Lituania, o puede que, más probablemente, en la costa de Marruecos. Lo cierto es que las escenas de la Villa fueron rodadas en Portmeirion, una villa turística en Gales.

En la villa profundizan en la Mente.



Todo en la Villa parece idílico, pero, como digo, solo "parece". La vigilancia de la que es objeto nuestro prota es incesante, pero Mcoogan/NumberSix se mantiene ahí, con un par, consciente de su capacidad para hacer frente a la adversidad, envistiendo su cínica mirada como si de un cruce de Lecter y el Dr House se tratara y, cuando no, probando a darse el piro más allá de los límites de La Villa. Para ello, capítulo tras capítulo tendrá que hacer frente a una gran pelota de playa de nombre Rover. Rover es un superbalón tipo Nivea aunque de menor calidad, y tiene el honor de haberse erigido en la pelota más tocapelotas de la historia de la Televisión, siguiendo a nuestro protagonista o a cualquiera de los habitantes de la Villa que se les dé por tomar el aire más allá de los límites marcadas por los mandamases villanos (villano, no lo olviden, viene de Villa).


LA INFORMACION ES VALIOSA




Otro ingrediente que hace grande a la Villa es el de su diseño Pop. Esa apropiación de mueblería sixty que hoy le da cierto aspecto retrofuture, caso de las eternas "lámparas de lava" que adormecerían al Pájaro Loco, los sillones semicirculares, el Lotus Seven que Number Six conduce en los créditos ; paraguas bicolores que parecen salidos de las viñetas de Edward Gorey; la bicicleta, artilugio asociado a la lisergia desde aquel primer trip del Doctor Hoffman a lomos de una; y, por último pero no menos importante, las eminentemente británicas bambas Victoria ...sí, las puñeteras bambitas azules en las que al salir de la playa te llevabas medio kilo de arena en cada una. Aunque, en otro orden de cosas, si algo ha convertido a la Villa en única, es la cantidad de situaciones sobre Control Mental que se exponen, caso de la virtual implantación cerebral que antecede a creaciones contemporáneas como Demonlover o las más dickianas Chypher y Cube; las que tratan acerca del trasvase de mentes en cuerpos distintos (Transmetropolitan) ; métodos de control nomuy lejanos al tratamiento ludovico de ClockWork Orange...la soledad del lobo estepario sin posibilidad de escapar por tierra mar y aire (Show de Truman); políticos-marioneta programados por fuerzas del Orden (Manchurian candidate), y hasta un enano, un enano de lo más salao que parece antepasado del de la habitación roja de Lynch (que por las ramas del arbol genealógico de este andará)...En definitiva gran cantidad de cuestiones metafísicas (de profunnnda relevannncia, que cantaban unos) en sugerente contraste con esa estética amable Swinging London que, diría, se hace más disfrutable vista a día de hoy.


Etiquetas: , ,


Comments:
aim nat e nambah
aim e friiiii men
 
Habría que preguntarle a 77 si tan jodido es lo de ser un número.
 
Ya te digo si 1977 es el Año Cero. Y el Año Cerito.
 
Yo la verdad prefiero "El planeta de los simios" a "Star Wars", eso por no hablar de los grandes discos que salieron en mi año cero...Que conste que a veces dudo entre el 67 y el 66.
 
Me ha gustado mucho el post, gallega...la verdad es que tengo apuntados mogollón de lugares imaginarios y La Villa ni se me había pasado por la cabeza...casi todos son de cómic, la verdad...
 
No había visto la serie hasta que la recomendó el Zurdo en un post. Me la ví en un ripeo con un doblaje sudaca (que le acabé cogiendo cariño), y tras acabármela en su día me apeteció escribir algo sobre ella que luego guardé en un borrador...Cuando sacaste la serie de lugares imaginarios se me ocurrió recuperarlo y adecentarlo para la ocasión...
Me mola esta guia. A ver si se me ocurre algún otro lugar guapo...
 
Espero que en esa lista de lugares imaginarios esté Barsoom y/o Pellucidar.
 
todos somos rover
 
La mejor serie de la historia, y al que diga que no, le meto un libro de derecho procesal por el ojete.
 
yo digo que no
 
Diga usted hora y lugar, pero le advierto que las hojas del manual cortan como cuchillas de afeitar.
Aunque a ustedes los sarasas la sangre les gusta, es el lubricante asqueroso de su desviación.
 
La mejor serie de la historia es El gran héroe americano.
 
¿Todo inglés pariente de Drake (John) es?
 
Muy buna la serie. Es como que se asemejan a la vida real. Y para cualquiera que las mire, es un guia total de cómo conducirse en la vida. Hay quienes en la tele lo encuentran, y hay otros que prefieren buscar guia de lugares en internet. Cada uno encuentra más facil y conveniente otra cosa. Para mi internet es más directo y rápido, en la tele tenés que enganchar justo el programa indicado!
 
Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace



<< Home

This page is powered by Blogger. Isn't yours?


Estadisticas gratis