miércoles, 14 de noviembre de 2007

 

Un leve cambio

Se acerca el segundo aniversario de la criatura venida en llamar Pegamin.¿Qué tal un ligero cambio de look?


publi_retro_esp3

Etiquetas:


Comments:
Yo era más de Supergen.
 
Mi prefe, el que yo me comía a bocaos en la guarde era el Pritt ése de barra que olía a mazapán.

No sé si os habéis fijado, pero el olor del pegamento es uno de los pocos aromas inmutables, que no ha variado ni se ha desvirtuado nada desde que tengo uso de razón. En Madrid la lluvia ya no huele a nada y esto nos hace muy miserables. Ni las hojas de los libros ni el plástico ni la comida ni el chirri de la madre de Ender huelen igual que siempre, hasta las gasolineras huelen distintas, algunas huelen a quirófano, ya ni colocan ni nada. Pero el olor del pegamento sigue exactamente igual, es uno de los pocos placeres que nos quedan. Me voy a pinchar Imedio ahora mismo, para celebrarlo.
 
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
 
Estimado commentarista de Pegamin: la entrada anterior daba las coordenadas exactas del paradero actual de Madeleine McCann, y este dato debe ser mantenido en secreto hasta que decaiga la audiencia. Disculpe las molestias.

Blogger
 
Mis truños también huelen distinto desde que tomo All-Bran Choco.
 
Doy fe.
 
¿Qué tal un homenaje a Ibáñez?: UHU Y EL NIÑO PRUDENCIO.

Salvo que algún maníaco colector de los presentes o absences tenga en papel y listo para scanear, he mirado en el google y no encuentro imágenes de la serie.

También había un villano marveliano, traducido en Vértice como PETE PEGATODO, que dejaba siempre a sus adversarios hechos unos pringaos. Yo lo recuerdo luchando contra los 4 Fantásticos. Lo mismo en Wikipedia hay pistas.
 
La lefa es pegajosa, a la par que nutritiva. ¿Quién no ha tirao de fluidos cojonciales para agregar estampitas al álbum en tiempos de carestía? ¿Quién no se ha hecho un sandwich de bimbo y leche condensada corporal pa matar el gusanillo alguna vez?

Pues entre eso, y que escuece en los ojos -dicen las zorras-, tenemos el símbolo perfecto para esta ciberleprosería, ¿no?

Digo yo, vamos...
 
Sabía que empezariamos hablando de pegamento y eso nos llevaría a otras sustancias pegajosas más biodegradables.

Aquí lo que hay es una sobrecarga de lefa que empieza a afectar a las neuronas.

Y es que en el Pagamín faltan tetas y fotos de chochos chorreantes. Por eso aplaudo (con una mano, que la otra la tenga ocupada) la iniciativa de 1977 y su avatar.
 
Semine retentum, venenum est.
 
Siempre con la lefa en la cabeza...igual que la alumna más zorra del Instituto en que ejercí, que un día entró en el "Seminario de latín" con la esperanza de encontrarse a un latin lover con los huevos a rebosar de semen ario...
 
Ja.

Ja.

Qué juego de palabras tan bueno, anoni. Vete al club de la comedia y deja de hacer el ridículo, que aquí tampoco te queremos, desgraciado.
 
Tu haz oidos sordos, anoni, y sigue trabajando tu arte...que algún día harás algo grande, grandioso, y entonces, verás como el resto de la humanidad te acogerá con los brazos abiertos.
 
Fruno, gilipollas!!!!
 
Ay, que a gustito me he quedado: hasta mañana, pollos.
 
Fruno, ¿hay una epidemia de meningitis trollera? Cada vez son más penosos los mensajes.
No me extraña que, cuando un troll dice alguna gracia mínimamente potable, me lo achaquen a mí y se creen iglesias y cultos a mi alrededor adorando mi omnipresencia y estereofonía.
 
A este desde luego le pasa algo. Se le hiere el orgullo con nada.

Perdona, anoni, no te tires, te doy permiso para seguir con tus chascarrillos y tus cachondadas.
 
Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace



<< Home

This page is powered by Blogger. Isn't yours?


Estadisticas gratis