sábado, 1 de diciembre de 2007

 

Guía Pegamin de bares de mentira (II): Cheers



Últimamente, cada vez que pienso en Pegamin mi cerebro, educado para pensar con imágenes, me ofrece, superpuesta al amable interfaz que presenta éste Ateneo virtual de capados emocionales, una vívida panorámica del bareto regentado por Sam Malone en la serie Cheers.

Ubicado en Boston, la ciudad pija y universitaria (que se lleva la fama pero es más fea que Chicago), y cuna del grupo que se instaló durante años en la cabeza de Don Julito y en la de otros jóvenes de su generación, los tan queridos Pixies, el bar era un microcosmos como lo es un charco de barro con restos de orina, un currusco de pan mojado y aceite de coche usado.

La identificación es tan de aquella manera que les he puesto cara y voz a todos ustedes a partir de los personajes de la sitcom. Porque hay algunos que, como un Sam Malone, se creen guapos. Algunos, aparte de pasarse todo el día aquí, tienen, como el gordo okupa del taburete del fondo -Norm- frases realmente buenas a las que solo les faltan las risas enlatadas para cubrirlas de gloria. Hay frikis entrañables y patéticos como el bigotudo cartero de nombre aliterado, Cliff Clavin, que deben trabajar menos que la puta madre de alguno. Listillos que parece que caminan firme pero cuyo interior es como el trastero de un menda con síndrome de Diógenes. Cínicos, paranoicos, inestables simpáticos, delincuentes, casipsicópatas y gente-que-pasaba-por-allí. Pero todos hijos de Dios y con conexión ADSL.






Busca las similitudes y gana un viaje a la Cañada Real Galiana, hijo de puta.

Etiquetas: , ,


Comments:
Frasier Crane me lo pido. Sólo sea por lo que me mola Lilith, su dominatrix.
 
Frasier y Seinfeld son mis telecomedias favoritas de largo. A mí también me pone Lilith.
 
Pues a mí no me ha quedado claro si a Don Julito le gustaba mucho Cheers o sí se está cagando en todo nuestro panteón familiar de aquella manera, la verdad.
 
Yo es que ni me he leído el post.
 
A punto estuve de no leerlo porque no salían tetas ni tías tragando lefa.
 
El hermano de Frasier les reprobaría por su falta de chic.
 
Niles sufriría una apoplejía si entrase en el Pegamin.
 
Y no digamos su señora, la galga invisible (es como la señora Columbo, pero en galga.
 
A mí me mola el chucho del viejo Crane
 
Esa mirada fija...
 
Don Julito, usted es Nooooooormmm!
 
Yo sólo digo que, desde que vi un par de episodios de Cheers, quiero que se mueran el Ted Danson y el perro al que el Doctor Moreau convirtió en la mujer de Danny DeVito. Pero sufriendo mucho, nada de eutanasias.
 
Más que perro, a mí Rhea Perlman me recuerda de careto a las urracas parlanchinas.
 
Yo pienso en ella cuando estoy de faena sexual y noto que se me va el control. Mano de santo. Lo malo es que, como tengas su careto más de 0,025 segundos en la mente, te llevas luego sin armar dos semanas.
 
Heidi, no me joda...prefiero ser Kirstey Alley
 
Sí, claro... para estarte tocando las tetas todo el día.
 
Pues, en cuanto a carnes, la Kirstie actual y Nooooorm van casi parejos.
 
Kirstie hace mucho que debió de empezar a aflojar con los postres. Ahora es ya tarde. Le pones un vestido verde y una pegatina de "Sólo vidrio" y sólo notaría la diferencia el camión grúa que vacía los contenedores, porque petaría el mecanismo hidráulico.
 
Me refería, obviamente, a la Kristey de cuando la serie... no al promontorio sin cuello en que ha devenido.
 
Kirstey Alley ahora parece la Montaña de Basura de los Fraguel
 
Pobre Kirstie, si os oyera comería aún más.
 
Toda esta última secuencia de comentarios, incluyendo el punch final del zurdo, debe ir directa a los comentarios destacados del mes.
 
Chiste cruel que leí una vez en una web dedicada a reírse sobre el cadáver de Karen Carpenter:
SI MAMA CASS HUBIESE DADO SU ULTIMO SANDWICH A KAREN CARPENTER... AMBAS HUBIERAN SALVADO LA VIDA
 
Jajajajaaja!!! de todas maneras, lo de mama cass es leyenda urbana...parece ser que el sandwich estaba en un plato y no en su tráquea
 
qué bonito de todas maneras salirnos de los manidos "sobredosis-suicidio-hostióndecoche" en la muerte de las rockstars
 
No es una rock star pero me contaron que Paco Martínez Soria murió follando con una negrita seminúbil. Una muerte digna de crooner de Las Vegas para un señor con boina encarnación de la España más profunda (incluso abisal).
 
Pues yo me lo creo totalmente...y si me dice usted que cuando terminaba de follar con jovencitas éstas se quedaban temblando, con la mirada perdida, y abrazándose a sí mismas, cantando una canción de cuna desentonada, me lo creo más...siempre me ha dado el pálpito de que era un tipo cruel
 
Mi tío Antonio, aka "el bonito de Achuri", trompetista de variedades durante varias décadas y buen conocedor del espectáculo en su faceta más kistch, le tenía una manía especial, aunque nunca especificó por qué. También contaba que Esperanza Roy, cuando era vedette de revista en el franquismo, gustaba de remangarse poquito a poquito la malla de lentejuelas por la parte de la entrepierna para alegrar a los del foso y a las primeras filas de respetable. Supongo que habría hecho las delicias del number.
 
Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace



<< Home

This page is powered by Blogger. Isn't yours?


Estadisticas gratis