sábado, 10 de mayo de 2008

 

Fabulosos Vehículos de Ficción XIII: El Halcón callejero

Photobucket




El Halcón callejero, la respuesta motorizada a "El coche fantástico"(de pronta aparición en esta serie sopena de que Donju nos tilde de obvios) debutó en 1986 en España y no tuvo el mismo nivel de acogida que el coche del vigilante playero y tras una temporada de 13 episodios se retiró de nuestras ochenteras pantallas con el casco bien alto y armando un cisco de cojones con el tubo de escape. La premisa argumental es calcada a la de Michael Knitt y su contestón auto, Jesse Mach ha sido policía motorizado hasta que un accidente lo inhabilita para el servicio por lo que su trabajo ha quedado relegado al típico papeleo de oficina. Sin embargo, un inventor Norman Tuttle, le ofrece un singular trato: Norman operaría a Jesse con un procedimiento experimental que podría sanarle por completo y éste a cambio se comprometería a formar parte de la "Operación Halcón Callejero" como piloto de una supermotocicleta equipada para la lucha contra el crimen, no pudiendo nunca revelar a nadie su verdadera identidad. Por supuesto que Jesse acepta el trato y tras calzarse un ajustado mono de cuero negro (es para los golpes, la fricción con el aire y el camuflaje nocturno...¡malpensados!) se dispone a recorrer las calles y ajustar entuertos mientras hace el caballito delante de las nenas a toda hostia. La cabra es el copón: una motocicleta Honda xr500s con motor turbo, de color negro azabache, con un sistema de hiperpresión que puede lanzar la moto a 30 metros por el aire y suspensión hidráulica que la adapta a las calles o campo a través y que coge los 500 km/h en un periquete. Es un definitiva arma de ataque, con un cañón de rayos láser que puede neutralizar, dejar sin sentido e inmovilizar a cualquier posible adversario. El casco es vital para las misiones (y para las hostias) porque a través de él Jesse Mach recibe las ordenes y avisos del ingeniero Tutle, adelantándose unos cuantos años al manos libres y al GPS (lease yipies).
Y eso es to... eso es to... eso es todo, amigos.


Comments:
Esta entrada mola mucho más que la bujarronada del Rayo McQueen, dónde va a parar.
 
¡Joder, ya era hora! Aun soy capaz de tararear la música de esta serie.

Por cierto, tengo un vidrio musical que (creo) merece estar en el Pegamín. ¿A quién se lo tengo que mandar para que pase la rigurosa seleccion que pasa todo lo que sube por aqui?
 
¿Por qué no se incorpora al staff y así hace juego de tocayos con el vitriólico Ender, aparte de enriquecer el flujo (de entradas, malpensados)?
 
Estaba a punto de leer un libro, en papel, desesperado cuando el azar del destino me ha traido de nuevo a el Pegamín como la mierda a las moscas.

Hasta me voy a leer alguna entrada.

¡¡¡HIJOSDEPUTA!!!

¡¡¡HIJOSDEPUTA TOD@S!!!
 
Así me gusta, con cariño, con vocación de imborrable.
 
Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace



<< Home

This page is powered by Blogger. Isn't yours?


Estadisticas gratis