miércoles, 21 de diciembre de 2005

 

CONQUISTA DE AMÉRICA: NI ROBO, NI GENOCIDIO

Este es uno de los artículos de esta página arbil.org y que reproduzco, extractado, por su alto interés:

El empecinado odio anticatólico y antihispanista afirma, en primer lugar, que España se apropió de las tierras indígenas en un acto de rapacidad imperialista. La verdad es que, antes de la llegada de los españoles, los indios concretos y singulares no eran dueños de ninguna tierra, sino empleados gratuitos y castigados de un Estado idolatrizado y de unos caciques despóticos tenidos por divinidades supremas. Carentes de cualquier legislación que regulase sus derechos laborales, el abuso y la explotación eran la norma; y el saqueo y el despojo, las prácticas habituales. Impuestos, cargas, retribuciones forzadas, exacciones virulentas y pesados tributos fueron moneda corriente en las relaciones indígenas previas a la llegada de los españoles. El más fuerte sometía al más débil y lo atenazaba con escarmientos y represalias. Ni los más indigentes quedaban exceptuados, y solían llevar como estigmas de su triste condición mutilaciones evidentes y distintos oprobiosos. Una justicia claramente discriminatoria distinguía entre pudientes y esclavos, en desmedro de los últimos. La verdad es, también, que los principales dueños de la tierra que encontraron los españoles –mayas, incas y aztecas- lo eran a expensas de otros dueños, a quienes habían invadido y desplazado. Y que fue esta la razón por la que una parte considerable de tribus aborígenes –carios, tlaxaltecas, cempoaltecas, zapotecas, otomíes, cañarís, huancas, etcétera- se aliaron naturalmente con los conquistadores, procurando su protección y el consecuente resarcimiento.


Expandiendo el estatuto (nótese arriba a la derecha la bandera catalana)

Sólo a partir de la conquista, los indios conocieron el sentido personal de la propiedad privada y la defensa jurídica de sus obligaciones y derechos. Es España la que insiste una y otra vez en la protección que se le debe a los nativos en tanto súbditos, la que garantiza y promueve un reparto equitativo de precios, la que atiende sobre abusos y querellas, la que no dudo en sancionar duramente a sus mismos funcionarios descarriados, y la que distinguió entre posesión como hecho y propiedad como derecho. Por eso, sólo hubo repartimientos en tierras despobladas y encomiendas "en las heredades de los indios". Porque la encomienda fue la gran institución para la custodia de la propiedad y de los derechos de los nativos. Por la encomienda, organizaba su propio gobierno local y regional, bajo un régimen de tributos que distinguía ingresos y condiciones, y que no llegaban al rey –que renunciaba a ellos -, sino a los conquistadores. No es España la que despoja a los indios de sus tierras. Es España la que les inculca el derecho de propiedad, la que les restituye sus heredades asaltadas por los poderosos y sanguinarios Estados tribales, la que guarda bajo una justicia humana y divina, la que pone en paridad de condiciones con sus propios hijos, e incluso en mejores condiciones que muchos campesinos y proletarios europeos.
Se dice también que la Conquista, caracterizada por el saqueo y el robo, produjo un genocidio aborigen. La verdad es que España no planeó ni ejecutó ningún plan genocida; el derrumbe de la población indígena- que nadie niega- no está ligado a los enfrentamientos bélicos con los conquistadores, sino a una variedad de causas, entre las que sobresale la del contagio microbiano. Ni despojo de territorios, ni sed de oro, ni matanzas en masa. Un encuentro providencial de dos mundos. Encuentro en el que uno de esos mundos, el Viejo, gloriosamente encarnado por la Hispanidad, tuvo el enorme mérito de traerle al otro nociones que no conocía sobre la dignidad de la persona o entre otros, el derecho a la propiedad privada(...)

Aquí el artículo entero.


Comments:
Es bonito eso, yo tampoco creo en la utopía de las tribus que molan y se pasan el día rascándose la verga y bailando alrededor del fuego.

Pero, hombre, la dignidad y todas esas cosas que llevaban los españoles, se la meterían por el culo a golpes de pica, quisieran o no los tontoltecas. Que es lo que suele pasar en el choque de civilizaciones, que la que es militarmente peor toma nota y si no pilla cacho. Porque a lo mejor a ellos lo que les iba era el rollo de ese de sacrificar a su hija al Dios Quetzacotzal de guardia, vete tú a saber.

Es q esa es la excusa que ponen todos los imperialismos, "es que, aupa buenas tardes, venimos a civilizar".
Joder, que ganas de civilizar a la peña, ¡cuanta filantropía!.
Pero, tan civilizados que son, ningún imperio hace votación a ver que sale. Todos acaban civilizando, por cojones.

Además los sacamantoltecas estos no debieron de pillarlo bien, porque ahora que vienen aquí a devolvernos la papeleta no se les nota. Preguntale al taxista q se cargó un dominicano el otro día en Bilbao.
Encima le protegía la poli de que le lincharan los del gremio del finado y aún así se descojonaba.
"¿No queriais civilización?" Estaría diciendo el hijo puta.
 
A los que habría que civilizaros es a vosotros, putos vascos de mierda.
 
Ven tú a civilizarnos, si tienes buebos.
 
yo os civilizo desde aquí a pollazos
 
Aguda contestación, amigo.
 
Ender sal de mi post, leproso!!!
 
no fue un robo no fue un genocidio no hay palabras para describir lo que paso en america, a partir de 1942, masacraron, torutraron, humillaron, matorn sin tener piedad sin tener dignidad mataron niños, mujeres , inocentes, los consumio la codicia, robaron hasta no quedar nada, hasta hoy en dia siguen robando,se llevaron todo lo bueno de america y trajieron todo lo malo de europa, derramaron millones de litros de sangre, esas personas no eran civilizadores, eran el propio diablo, era la iglesia cristiana, que respaldo todo esto, quien les dio derecho de imponer su religion, cada uno debe ser libre de elegir o no una religion. en fin no hay perdon ni olvido para estos que se hiceron llamar civilizadores, se merecen lo peor, las peroes toruras, arder en el infierno. si estos van al cielo el cielo es un infierno.
 
europa

mil veces maldita sea

asesinos de mierda

iglesia catolica

asesina

violadora de niñas

que mil guerras caigan sobre europa

tierra de asesinos
 
Las dos partes son iguales, el hombre es uno solo y no queremos aceptarlo. Si uno mira de un lado, no se equivoca y califica a la otra parte de lo peor, pero si estuviéramos en el otro lado diríamos lo mismo de nosotros mismos. Es que realmente es así, el problema del hombre está en que le cuesta muchísimo reconocer sus propios errores y le es muy fácil encontrar errores en los demás. Confundimos nacionalismo con racismo, el uno es el amor natural por aquello de donde uno proviene y lo otro es la idea equivocada que nos lleva a confundir ese amor con odio hacia otras culturas, grupos, naciones o como quieran llamarse. Sean de donde sean, provengan de donde provengan finalmente todos son iguales, somos iguales, todos nos equivocamos y somos presa fácil de nuestros errores que se acumulan y nos llevan al odio y a autodestruirnos. Parece tan simple, pero si tan sólo aquel verdadero hombre se diera cuenta de esto, si todos nos quitáramos estas ataduras, el mundo estaría libre de genocidios, guerras, hambre, y odio que tan sólo derivan de ideas absurdas y tontas, porque han pasado siglos y no hemos madurado, cometemos siempre los mismo errores y no hacemos nada por ser mejores.
 
Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace



<< Home

This page is powered by Blogger. Isn't yours?


Estadisticas gratis