viernes, 11 de mayo de 2007

 

Superheroes Pegamin(III): La (Otra) Cosa





"Whatever knows fear burns at the Man-Thing's touch"





Siempre encontré los heroes Marvel un tanto incómodos. No me han llegado a gustar del todo nunca. Pero El Hombre Cosa sí. Yo he sido más de Pepe Gotera y Otilio, Mortadelo y Superlopez. Incluso de Vazquez. Y del Hombre Cosa. El Hombre Cosa cayo en mis manos no sé ni como. Lo leí de pasada y seguí leyendo otras historias.

Pero El Hombre Cosa seguía ahí, vivo y palpitante en los everglades de mi cerebro. El Hombre Cosa se aparecía en mi mano, durante las horribles horas de clase. Dibujé tantas veces al hombre cosa que aún guardo algún dibujo por aquí. El gigante de musgo, algas y fango que vagaba por el pantano próximo a los territorios de la tribu seminola.




El Hombre Cosa (Ted Sallis) nació, como tantos otros heroes, de un accidente: a partir de un avión estrellado, el mismo suero con el que se creó al Capitán América y las fuerzas místicas del pantano. Desde entonces, El Hombre Cosa perdió la razón, se transformó en lo que es y se ligó a ese pantano para siempre, como Guardián del Nexo de Todas las Realidades.

El Hombre Cosa no es un ser consciente, simplemente una especie de encarnación de la naturaleza, en su forma misteriosa y tenebrosa. De hecho El Hombre Cosa no está formado por huesos, ligamentos y musculos, sino por despojos vegetales y minerales, los cuales le dan sus terribles poderes.

El Hombre Cosa es un arquetipo mil veces repetido en las creencias humanas, el guardián severo y terrible que se oculta en las profundidades de la naturaleza y castiga con una lógica incomprensible. Uno puede entender muy fácilmente por qué es un estereotipo tan repetido con un pequeño ejercicio: Vayan al monte, el más aislado posible, dejen su utilitario aparcado, internensé en un bosque, no en uno de esos bosques de pinos o eucaliptos con los que se han destruido los ecosistemas españoles (me hace gracia como son considerados "naturaleza" por el eco-memo medio de ciudad: son tan "naturales" como una fanta de limón), metansé en un bosque de verdad (quedan dos o tres todavía). Suban hasta que no puedan oir los ruidos de la autobahn, entonces salgan del camino por donde no haya ningún sendero. Pierdansé entre los árboles y la maleza. Sigan hasta que hayan perdido de vista cualquier tipo de camino, sigan hasta que no puedan avanzar a causa de las murallas vegetales, hasta que su ropa se enzarce en las espinosas trampas vivas. Entonces parense.

Parense y escuchen.

Les garantizo que no oirán a Bambi. Ni a su puta madre. Ni una coreografía de animalitos lisérgicos cantándole al amor inter-pares. Escucharán voces siniestras que provienen de gargantas gigantescas, verán movimientos reptantes por el rabillo del ojo, se sentirán acechados, extraños, verán ojos carmesí entre todas las hojas, y en esos ojos se verán como una horripilación más de todas esas que os rodean, indefensa, encharcados en el fuego de su propia hoguera temerosa. De repente mirarán a su alrededor, y como en una revelación, verán que todo es uno, que todo está comunicándose y que ustedes son extraños allí. Oirán el aullido quejumbroso de las fauces podridas, llenas de astillas amenazantes, abiertas para siempre devorar, devorar, devorar a todo lo que tenga la desgracia de caer en ellas.

Comprenderán, con el sonido de un gong primitivo resonando en la cabeza, que la Naturaleza no son los peluches animados ni los jardines de los parques, la Diosa Naturaleza es el espanto primordial y mutante, amorfo y siniestro, omnipotente... del que ustedes mismos están hechos, la cabra desvahida que vaga cojeando a trompicones desgarrando su piel entre las ramas quebradas de una ladera olvidada, con un apéndice tumoroso y oscilante por oreja, tropezando sus piernas malformadas entre sí, para caer en un rincón salpicado de vegetación putrefacta y ser devorado su estómago expuesto, aún viva y consciente, por una pléyade de roedores cuyo pelaje está moteado con úlceras infectas, mientras espantan a los insectos por el privilegio de su festín. La música de la Naturaleza es el alarido de dolor de ese animal deforme mientras es descarnado vivo, incapaz de defenderse o de huir, y está comprimida en ese gong que resuena dentro de sus cabezas, mientras ustedes aguantan el tipo en su rincón olvidado, dentro, muy adentro del anciano bosque.

Giren sus cabezas, ahora que saben donde están, verán una ondulante y enorme masa viva, estarán como Jonas en las tripas de su ballena verde, listos para ser digeridos. Y tras un crujido de ramas, y con gutural, eterno ronquido inhumano, emergerá de entre ese magma verde El Hombre Cosa.

Y entonces empezarán a arder.

No se preocupen. No se quemarán. Se darán media vuelta y saldrán cagando hostias, directos a su colmena. Y dirán que han visto a Basajaun, a Mescalito, a Los Antiguos, a los Orishas, a una gigantesca serpiente verde con cabeza de perro, y se curarán los arañazos (que aún huelen a resina) pensando en que quizas habían ido demasiado lejos creyendo que la Tierra es nuestro hogar. La Tierra es el pantano del Hombre Cosa, y tenemos que arrastrarnos por él lo mejor que podamos.

El Hombre Cosa, sin embargo, puede viajar lejos del pantano. Incluso a los Himalayas, pero si permanece mucho tiempo alejado de él, su cuerpo se rigidiza, sus propiedades se marchitan, comienza a ser débil lejos de su limo. Pero en el, ¡ay, amigo!, en el es practicamente invencible. Intenta dispararle: el agujero se rellena por más materia. Intenta encerrarle: atraviesa los barrotes. Y si, de alguna manera se daña, regenera su cuerpo.

Tened cuidado. El Hombre Cosa no distingue de amigos o enemigos. Nunca podeis vencerle, ni dejar de sentir miedo en su presencia.



Procurad permanecer siempre lo más lejos posible de él y de sus dominios.










Comments:
Felicidades, Xabi, ni yo (que amo al Hombre Cosa desde mi nihilismo naturócrata como jamás podría amar a un piño de Mari Trini ni a una teta siliconizada de Olvido Gara -quien alguna vez fue rolliza Lolita antes de mutar en Plasti Cosa-) podría haberlo glosado mejor.
Un trago largo de légamo primordial a tu salud (y a la de la Criatura) con la coctelera de Fruno.
Burp. Creo que a este combinado le faltan endrinas.
 
Que grata sorpresa, Mr. Benpu, haber leido el nombre de Mescalito...se nota que disfruta de la literatura lisergica de Carlos Castaneda...con tan felices referentes da gusto disfrutar del Pegamin vespertino... Alguien en la marvel tomaba demasiada fabada de peyote, siempre sacando personajes handicapados, lideres silentes de opinion.
 
Que buen post, pues si el hombre ya es un extraño a los demas animales y hace poco era uno más de ellos como su hermano, hasta hay quien cree que los mitos como el del hombre lobo empezaron porque el hombre era un pacifico vegetariano que de repente empezo a matar animales y a usar pieles para cubrirse y fue un cambio traumatico y yo siempre he tenido una duda xabi¿es lo mismo el arquetipo de la sombra que el del hombre salvaje?
 
Yo no me meto en ese bosque que dice Xabi ni loco. Prefiero el de Tallac.
 
buen personaje, xabi...aunque me quedo con la Cosa del Pantano, de la competencia...si bien en la etapa que la gestionaba Bernie Wrigthson y ya, en plan espectacular, las sagas de Alan Moore, en especial "American Gothic"...una maravilla de terror gótico, guión acojonante y mal rollo por metros cúbicos...
 
Yo el único bosque similar que he conocido estaba entre las piernas de una chavala muy fogosa de mi barrio...era intrincado, salvaje, lleno de rico humus, con un sustrato que albergaba vida..y, sí...me sentí observado por criaturas antiguas y primordiales....
 
Mr. Julito... existe la posibilidad de utilizar algun requiebro propio de Lovecraft para describir aquel ecosistema? Imaginemos que un suculento chochito peludo es la entrada al Infierno (tengo que dejar de leer el Decameron)... un chochito con sabor a Vaginesil habitado por entes Primigenios, por el mismo Chuthlu, ¿no seria "demasiado terrible para ser descrito"? al señor HP gustaba de usar este chascarrillo.
 
PUes dígamos que era un "caos reptante", "que su forma volvía loco al ser humano" y que era "antiguo" y "profundo"...sí, sí...sobre todo "profundo"...mazo....
 
Había algún totem, fetiche o similar en el fondo del grutesco lugar que sorbiese el seso al expeleologo incauto??
 
Sería más propio decir que le sorbía el seXo.
 
Estuve a punto de perder la cordura por lo que ví allí...solo conservo retazos que para mí no significan nada...miren:
"De repente, me llamó la atención un objeto singular que había en la ladera opuesta, el cual se erguía enhiesto como a un centenar de yardas de donde estaba yo; objeto que brilló con un resplandor blanquecino al recibir de pronto los primeros rayos de la luna ascendente. No tardé en comprobar que era tan sólo una piedra gigantesca; pero tuve la clara impresión de que su posición y su contorno no eran enteramente obra de la Naturaleza. Un examen más detenido me llenó de sensaciones imposibles de expresar; pues pese a su enorme magnitud, y su situación en un abismo abierto en el fondo del mar cuando el mundo era joven, me di cuenta, sin posibilidad de duda, de que el extraño objeto era un monolito perfectamente tallado, cuya imponente masa había conocido el arte y quizá el culto de criaturas vivas y pensantes"

o

"No había otra tierra salvo el desierto, y el océano furioso todavía comía y comía. Sólo entonces pensé que incluso el retumbante mar parecía temeroso de algo, atemorizado de los negros dioses de la tierra profunda que son más grandes que el malvado dios de las aguas, pero, incluso si era así, no podía volverse atrás, y el desierto había sufrido demasiado bajo aquellas olas de pesadilla para apiadarse ahora. Así, el océano devoró la última tierra y se precipitó en la brecha humeante, cediendo de este modo todo cuanto había conquistado. Fluyó nuevamente desde las tierras recién sumergidas, desvelando muerte y decadencia y, desde su viejo e inmemorial lecho, goteó de forma repugnante, revelando secretos ocultos en los años en que el Tiempo era joven y los dioses aún no habían nacido. Sobre las olas se alzaron recordados capiteles sepultados bajo las algas. La luna arrojaba pálidos lirios de luz sobre la muerta Londres, y París se levantaba sobre su húmeda tumba para ser santificada con polvo de estrellas. Después, brotaron capiteles y monolitos que estaban cubiertos de algas pero que no eran recordados; terribles capiteles y monolitos de tierras acerca de las cuales el hombre jamás supo"

...y tengo sueños extraños...qué me pasa, doctor?
 
¿Pero de qué tamaño era aquel coño? ¿No se follaría usted a la Estatua de la Libertad? ("oh, maldito Don Julito, mira cómo la has dejado, la has desgraciao, aaaah!!!", que diría nuestro santo patrón Heston-).
 
Gilipollas!!!
 
Hombre, señor Ano, ¿ya le han dado el permiso de finde en el cotolengo? Personalmente, lo veo más inspirado cuando lo filman para videoclips, como se ha podido comprobar unas entradas más abajo. Creo que lo suyo es más showman que literario. A ver si lo contrata José Luis Moreno como nuevo muñeco y hacemos una carrerita con usted.
 
"Ni tú podías haberlo dicho mejor", hijo de cerda!!!
 
caaallate, neneeee!!!!!
 
www.youtube.com/watch?v=-DsgZ4JXXB8
 
No solo es impresionante el blog..sino que son especialmente míticos los comentarios...son geniales..un saludo
 
Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace



<< Home

This page is powered by Blogger. Isn't yours?


Estadisticas gratis