miércoles, 20 de agosto de 2008

 

Las Tetas (1)


Las Tetas de Hombre

Empezamos con un clásico de lo desagradable: el chico con tetas. Por supuesto, no pretendemos hacer mención a disfunciones hormonales clásicas (esos efebos a los que no les bajaban los testículos y se afeminaban por una superproducción de hormona femenina que les redondeaba las caderas y les aflautaba la voz) o al querido y respetado género transexual (en todas sus variantes: el camionero maquillado de geisha, la cortesana tailandesa, la dulce mulat@ de Ipanema o la russmeyeriana odalisca que se gana los cuartos por los alrededores de Eduardo Dato o la Casa de Campo). No, inteligente lector. Hablamos del Varón-con-tetitas, el hombre con pechos o, el enfermo de Ginecomastia o como diría ese pueblo tan poético, industrioso, cabal y salivador, como es el chino "la taza perfumada con serpiente incorporada".
Son, por lo general, hombres heterosexuales que, o bien por un exceso acumulativo de grasa en el torso, bien porque están hechos unos fatibombas o por un desajuste hormonal presentan unas tetitas la mar de graciosas (para los demás). Visualmente, y, la mayoría de las veces, a un nivel inconsciente, causan un ligero desagrado y rechazo ya que, a pesar de que su fisonomía es claramente masculina (algunos presentan pelambrera como manta zamorana), voz grave e incluso calvicie, están rematados por unas tetas feas y amorfas como un bizcocho a medio hacer. Tal vez Dios se volvió loco, se durmió a los mandos o tenía el día torcido. Tal vez la rueda del karma, como la Ruleta de la Fortuna, nunca se para donde uno cree o hay que purgar los pecados de una anterior vida conjugando la fisonomía de Angel de Andrés con la de La Bombi. O tal vez debieras aflojar con las grasas trans. Hagas lo que hagas, desde luego, no te bajes al gimnasio porque te convertirás en la putita del vestuario mientras aspirantes a bombero, bakalas ociosos y oficinistas pálidos te persiguen para azotarte el culete con sus toallas mojadas.



La mayoría de estos pobres seres suelen ser zampabollos, tragaldabas, pantagrueles y comilones, lo que explica los depósitos de grasa y, para qué negarlo, les redime. Asimismo, el hecho de que abunden en michelos, pliegues y cinturones de bacon, casi hace pasar desapercibidas sus tristes tetazas (tristes en cuanto que, dado que las pilongas son un fetiche para nosotros, el hecho de ver estos remedos alojados en un cuerpo extraño les hace parecer una falsificación de baja calidad).



Nunca caminarás solo





Más jodido es cuando no hay posibilidad de hacerse el sueco y uno está atrapado en el cuerpo de un gordoflaco (dícese de aquel que presenta ambas fisonomías en una: el tísico con panza cervecera, patitas de alambre, como un pollito antropomórfico e hipertrofiado o el delgadito con papada y, ahí vamos, tetitas de animadora). Como podrán apreciar en la instantánea de la izquierda el efecto es devastador, antiestético y más vergonzoso que mandar al abuelo a comprar cocaína. Repudiados por familiares y amigos solo despiertan algo de simpatía en el colectivo de lesbianas camionero-leñadoras, en algunas playas familiares para solaz de niños y turistas extranjeros y, como ya hemos dicho, en los vestuarios del gimnasio Thor.


A pesar de que pueda parecer algo minoritario y extraño la Ginecomastia es una patología que, solo en EEUU, sufren miles de hombres (he llegado a leer que hasta un tercio de la población masculina estadounidense pero me niego a creer que el 33% de nuestros muchachos destacados en Afganistán lleven wonder-bra bajo la guerrera). Lean si no el testimonio de un afectado por esta lacra de los tiempos modernos:


"Yo era un niño muy delgado a quien le empezaron a crecer los pechos", cuenta Merle Yost, un doctor especializado en terapia familiar que tuvo ginecomastia y que dice que sufrió horrores durante su adolescencia. "Las chicas me ofrecían sus sostenes, los chicos me querían tocar, y mi sobrenombre era "tetas" (N. del A. breve, conciso y con garra: el rey del mote escolar)



Otro factor importante es la genética (de padres con tetas niños con tetas) y la ingesta de antidepresivos. Pero sigamos con Yost que lo explica mejor que yo:


Yost asegura que sufrió tanto que quiso operarse cuando era muy joven. Pero le dijeron que si se reducía las mamas, no crecería más. "Me quedé allí sufriendo y rezando para crecer mucho y poder disimular mis pechos", dice. Tuvo que esperar dos décadas para hacerse una operación estética, única salida para los adultos que, aún después de los treinta, siguen teniendo rellenito bajo los pezones y no pueden solucionarlo con tratamiento. Lo importante es no ocultarlo: si eres uno de los que tienen un crecimiento anormal del pecho, lo peor que puedes hacer es no contárselo a nadie. Es que, aunque en algunos casos la ginecomastia se va con la adolescencia, en otros se queda y puede ser el síntoma de algo peor."En la pubertad suelen crecer los pechos porque el hígado no puede retener toda la testosterona que emite el cuerpo", explica Yost. Lo que el hígado no procesa se convierte en estrógeno, la hormona femenina por excelencia.








Qué putada,eh? Unos mierdas secas eran Sísifo o Prometeo. Si un Dios Olímpico con dos cojones les hubiera puesto "rellenito" en los pezones a los humanos díscolos aquí no se cantearía ni Blas.






Te puede pasar a tí


Además, las estadísticas cantan: una de las intervenciones de cirugía estética más solicitadas por varones es el implante de pectoral / reducción de mama. Por tanto, si esta es tu patología no debes avergonzarte y dirígete a tu médico, tetazas. Un consejo para despedirnos:


Así que ya sabes: si tu hijo adolescente tiene pechos más grandes de los normales, espera. Pero si eres adulto y lo padeces, no tengas vergüenza de acudir a un médico. Recuerda que puede ser por obesidad o por genética, pero que también existen causas por las cuales el cuerpo responde produciendo hormonas.


Como veis, por lo visto, lo jodido no es tener unas bufas de campeonato si no el no saber de donde vienen.

Etiquetas: , ,


Comments:
Si te comes la piel de el pollo te crecen las tetas. Eso es un hecho.
 
Falso pues entonces todo el pueblo gitano, adicto al Kentucky Fried Chicken, parecerían aceitunadas odaliscas
 
Aparte, Glen, que si te comes la piel del pollo lo que eres es un puto gordo y no te hace falta que te crezcan las tetas porque ya tienes unas guapísimas de serie
 
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
 
No te mosquees, coño...que la primera foto es de tu madre
 
con lo que nos mola a los auto-sexuales sobarnos las tetitas...
 
está guay ser un transformer
 
Yo tengo las tetas como dos Teides coronados de galletas maría, y abundante vellosidad pectoral y abdominal. La ginecomastia, no es una enfermedad, sino una particular fenotipia que la medicina tiene problemas para tragar, que puede causar enfermedades, pero mayormente de tipo psicológico.
Tener tetas y ser un varón es heteronormativamente incorrecto, pero eso no significa que no puedan ser unas tetas maravillosas, dada mi construcción está claro que preferiría para mi, un pecho amplio y llano y un abdomen mas estrecho, pero también unas tetas dan mucho juego...
 
si disparasen leche...
 
Seria musa de un Bigas Luna aún mas bixarro, ya me gustaría...
 
http://es.youtube.com/watch?v=nhO6y2_7PNI
 
Sería una estampa bellísima: Paca como la Vigen María amamantando a un Ender como Mesías y Cordero de Dios mientras yo podría, como en esas pinturas góticas, hacer de Santa Ana entronizando a ambos...todo esto, por supuesto, sin mariconadas
 
a lo mejor el rebozado del KFC anula los poderes crece-tetas, pero las de el pollo al ajillo, no tienen remedio. Además puede haber gordos obesos que no tengan pechos, también pasa con algunas hembras. Yo no me como la piel por miedo al engorde mamario porque estoy en un grupo de riesgo aunque he perdido 20 kilogramos recién y se me ha quedado un tipito de boy de discoteca que te cagas.

P.D. Los comentarios de subnormal los voy a borrar mireusté
 
Te has puesto a plan, Glen? joder, operación bikini, colega...también te has puesto a plan de grifa?
 
Me dio por escribir en pegamin y dejé de comer... allá por Enero. Lo he conseguido simplemente dejando de comer pipas. La mota es más difícil de obviar.
 
Con todas las mariconadas por favor, que si no no tiene chispas de chocolate la cosa...
 
oiga dejando las pipas ha bajado usté 20 kilos, que potra... mi medico dice que me apunte a aqua-aerobic con las viejitas de mi barrio, pero a mi se me asemeja una fiesta de morsas en bañador siendo yo la morsa mayor, y como que no, ademas no se porque las viejecitas tienden a desatar sus libidos sobre mi, y eso en una piscina me da un miedito tremendo...
 
He echado bien la cuenta y son 14 kilillos no 20. Aparte de las pipas ha sido por dejar de comer entre comidas: es mejor ponerse hasta arriba que quedarse con hambre por no engordar y quitártela luego con palomitas, polos y demás mierdas. Hasta me ha adelgazado un poco el miembro me han dicho, yo no me creo nada porque me lo veo más grande.
 
Oye...y las tetas como se te han quedado? te haces una foto y la subimos al pegamin para ilustrar la entrada sobre hombres con tetas?
 
os estais colando con el rollo confesiones... es raro que no suene la voz en off del puto anónimo.
 
HIJOPUTA!!!!!!
 
hombre es que si subo la foto de mi velludo y musculoso torso se puede reventar el medidor de visitas de degenerad@s.....
 
Hagamos nuestro propio talk show, Ender usted podría ser nuestra Patricia, y Don Julito el realizador.
Si traemos a la familia del anoni hasta podríamos vender el programa a telecincoss.
 
Error. Eres un hijoputa enano
 
Tranquilos, me ha tocado la lotería y soy buena persona. Os pago las tetas y los implantes de sin hueso a todos.
 
Implantes de lengua???
 
Esto ha estao gueno, Julio. Repugnantemente güeno...
 
Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace



<< Home

This page is powered by Blogger. Isn't yours?


Estadisticas gratis